entradas en '' categoría

Siete mil millones de mundos

Estamos en tal ocultamiento que ni siquiera lo sentimos. Nosotros percibimos toda la realidad solo en nuestro interior, y todo lo que sentimos dentro son las impresiones de nuestro deseo egoísta que en realidad no existe en absoluto.

En el mundo espiritual no existe una noción tal como el deseo de disfrutar que recibe por su propio bien. Si el deseo está dirigido hacia sí mismo, no puede recibir nada y permanece en la oscuridad. Nuestro deseo egoísta, sin embargo, está en un nivel tan bajo, tan inferior que se nos permite sentir algún tipo de realidad en él, una huella de lo que nos parece que es la realidad.

Cuando empezamos a desarrollarnos y a obtener mayores deseos e intenciones por el bien del otorgamiento, empezamos a sentir el sistema superior. Antes que esto suceda cada uno de nosotros es como una persona inconsciente, que mientras delira siente una especie de mundo imaginario en el que parece existir, como alguien en estado de coma, que ve las imágenes que se ejecutan a través de su cabeza, como a veces ocurre en un sueño.

Cuando nos despertamos y volver a nuestros sentidos, nuestro deseo es estar ya en otro nivel y tener la intención por el bien del otorgamiento. Por lo tanto, nos volvemos conscientes de que todo lo sentimos dentro de nuestro deseo y que no hay nada afuera. Todo lo que antes nos parecía externo también era una sensación dentro del deseo de recibir.

Nos también alcanzamos el mundo espiritual en nuestro deseo de recibir. Los niveles inanimado, vegetativo y animado de la naturaleza, toda la gente, todo este gran mundo, y todo lo que sucede en él, no son más que cambios en mi deseo de recibir que me hacen sentir que el mundo está cambiando. Descubro las otras almas, es decir los deseos ajenos para que pueda yo conectarme con la intención de otorgar, y entonces ellos se vuelven partes mías que me ayudan a medir hasta qué punto estoy en otorgamiento.

Yo fui mantenido en la niebla a propósito, para que no fuera capaz de sentir a los demás mientras trataba de acercarlos y sentirlos como partes inseparables mías. Si trato de acercar todo lo que me parece realidad externa, puedo corregir mi vasija de otorgamiento.

La medida a la que debo traer los deseos externos, ajenos: el inanimado, vegetativo, animado, y hablante y unirlos en un todo único, dentro de un organismo espiritual que consta de “cerebro, huesos, tendones, carne y piel” (Moaj, Atzamot, Guidin, Basar, Orh) o de “raíz, alma, cuerpo, ropa, aposento” (Shoresh, Neshamá, Guf, Levush, Heijal) es la medida de mi acercamiento a la verdad. De hecho, no existe nadie sino solamente yo, quién siento toda la realidad dentro de mí mismo y por lo tanto construyo la vasija por dentro para percibir al Creador en ella.

Tengo que juntar todas las partes entre sí, hasta que todas ellas se conviertan en “un hombre con un corazón” y toda la gente que me pareció ajena sea parte de mi alma. Por lo tanto, cada uno de nosotros avanza sin molestar a nadie. Cada uno de nosotros construye su propio mundo en su propio plano, según su propio corte, como la alcanzándolo como su mundo interior. Y el Creador llena este mundo, es decir que la persona está en adhesión con la Luz, con el Creador que lo llena.

(57427 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/12/2011, Escritos de Rabash)

Material relacionado:
Unámonos y convirtámonos en un corazón espiritual
El Infinito por 613
Un rompecabezas con siete mil millones de partes

Pensamientos relevantes en Shamati, “¿Cuál es el Día del Señor y la noche del Señor en el trabajo?”

Se nos dice: “La oscuridad brillará como la Luz”. No hay día o noche en nuestro trabajo interior. La Luz brilla en todo y llena toda la Maljut del Infinito. Existimos en un océano de Luz. ¿Cómo puede haber noche? …

No tenemos día ni noche en la espiritualidad, pero sentimos diversos cambios en nuestros estados. Es necesario distinguir estos cambios. Tal vez estos son mis días y noches que yo siento en mi egoísmo, en el que un día significa que he ganado y conquistado, mientras que una noche demuestra que no soy tan afortunado. Mientras tanto, el día y la noche del Creador son lo opuesto. Para Él un día es la posibilidad de otorgar, de amar, de llenar, y conectar, mientras que una noche por el contrario, es la falta de fuerzas de otorgamiento y amor.

Por lo tanto, siempre tenemos que discernir en cual existimos: en la oscuridad de la noche o en la luz del día, en lo mío o en lo del Creador, y tratar de permanecer en la definición correcta.

(57316 – De la Lección 6, Convención en Toronto del 9/18/11)

Material relacionado:
Pensamientos relevantes en Shamati, “¿Cuál es la diferencia entre una sombra de Kedusha y una sombra de Sitra Ajra?”
Pensamientos relevantes en Shamati, “¿Qué es la grandeza del Creador?”
Pensamientos relevantes en Shamati, “¿Qué es otros dioses en el trabajo?”

Crisis y resolución

Existen trastornos que tienen lugar en todas partes, incluidos los casos amenazantes que se expresan de manera espontánea y sin control, y nadie puede predecir el resultado de lo que está sucediendo. Al igual que la propia crisis, sus olas están rodando por todos y no deja en paz a nadie. Los ricos se ven obligados a ayudar a los pobres, mientras que los pobres manipulan la dependencia de los ricos sobre ellos….

Todos los economistas en el mundo tienen su propia opinión sobre las razones de la crisis económica que está sucediendo. Pero nos estamos olvidando de que la crisis no es económica, sino que es una crisis de la civilización: no existe un área de la actividad humana, que no esté pasando por una crisis.

La crisis está ocurriendo en todos los sistemas sociales que hemos creado: en la salud, la asistencia pública, el matrimonio, la familia, la crianza y la educación…. Sin duda, todo el mundo empezó a prestar atención a la crisis cuando esta comenzó a expresarse en el ámbito económico y financiero debido a que nuestra supervivencia depende de forma directa de esto. Pero, para revelar sus causas, tenemos que examinarla en su conjunto, como una crisis de la civilización.

La razón de la crisis es una sola: todos los días, el mundo es cada vez más interconectado e interdependiente desde dentro por medio de la naturaleza, y por lo tanto, cada día está volviéndose más y más opuesto a las conexiones externas de la cultura que hemos impuesto en él en forma de países separados, sociedades, sistemas opuestos, y demás. Precisamente la diferencia entre la unidad del mundo, que crece cada día, y la cultura de la separación que hemos creado, es esta crisis que se agrava.

Somos incapaces de detener la expresión de la globalidad e integralidad del mundo interior. Esto viene de su naturaleza original, en la cual no podemos influir.

Tampoco podemos observar la oposición en constante crecimiento entre la estructura interna del mundo, cuya unidad está siendo revelada, y la externa, la humanidad, donde sus divisiones y contradicciones están siendo expresadas. Esto esta evocando una crisis multifacética dentro de nosotros.

La única solución para el problema de la crisis en desarrollo, de nuestra creciente oposición a la naturaleza, se encuentra en el alcance progresivo de la unidad de toda la humanidad, de la garantía mutua, del equilibrio entre la humanidad y la naturaleza, del consumo razonable. Sin embargo, esto contradice nuestra naturaleza egoísta y por lo tanto sólo será posible cuando el entorno ejerza una influencia sana y positiva en cada persona.

Para ello es necesario formar una nueva conciencia social y personal, que podamos alcanzar a través de la educación global universal, de la educación acerca de la conexión global e integral entre toda la gente que está expresándose en el mundo. Para lograr esto, cada país tiene que decidirse a formar un entorno a rededor de su sociedad, un entorno de influencia educativa.

La creación de un sistema de medios de comunicación masiva, que involucre a científicos y expertos, que explique el nuevo mundo global, las nuevas leyes sociales, la necesidad de seguirlos por el bien de la supervivencia, es la parte educativa. La creación de grandes conexiones virtuales y no virtuales que integren a la gente entre sí, dándoles un ejemplo de unificación y de alegría en esto, es la parte de la educación.

Sin duda, al dar los primeros pasos en esta dirección, nosotros sentiremos de inmediato y claramente como se aleja la crisis.

Material relacionado:
Un juego que se desarrolla conforme a las reglas de conexión y colaboración
Tu único grado de libertad
La transformación del corazón: golpe tras golpe

El otro lado de la crisis

Considero la crisis como un ascenso maravilloso de la humanidad a un nuevo nivel, un área completamente nueva de la existencia, una bella y buena. Por supuesto, cualquier ascenso siempre implica nacimiento, sufrimiento y problemas. Y aquí tenemos que abordarlos de una manera muy racional: utilizar nuestras pasadas propiedades egoístas e instrumentos para revelar todas las posibles leyes de la naturaleza y enseñarlas a toda la humanidad.

Tenemos que aprender las leyes de la naturaleza con el fin de saber cómo observarlas y así convivir con nuestros hijos de una manera normal, agradable, adecuada, segura y confiable. El principal problema radica en la explicación de la necesidad del hombre de adaptarse a las nuevas condiciones globales, integradas a las condiciones externas. Y la crisis en nosotros es nuestra falta de correspondencia con ellas.

(57644 – De la charla sobre la educación global del 9/4/2011)

Material relacionado:

Esclavitud voluntaria: Cumplir las leyes de la naturaleza
Toda la humanidad es el cuerpo de tu alma
La vida te parecerá maravillosa…

 

Lección diaria de Cabalá – 10.18.11

Escritos de Rabash “Y el Señor se le apareció en el encinar de Mamre”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Pekudei” (Cuentas), “El Nombre de Mem-Bet y AB”, ítem 273, Lección 12

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot parte 6, capítulo 15, “Alabado sea el Señor de los Cielos, respuesta 288”, Lección 14

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, artículo 158, Lección 68

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Baal HaSulam “Paz en el mundo”, “El bienestar de un determinado colectivo y el bienestar de todo el mundo”, Lección 9

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Buen Entorno – 10.17.11

Mi buen entorno – Consejos del Dr. Laitman para la semana

El deseo del sistema integral

Baal HaSulam, “Paz en el mundo”: No se sorprendan si mezclo el bienestar de un colectivo particular con el bienestar de todo el mundo, porque en realidad, hemos llegado ya a tal grado que todo el mundo es considerado un colectivo y una sociedad. Es decir, dado que cada persona en el mundo extrae su médula vital y su vitalidad de todas las personas del mundo, está obligado a servir y cuidar del bienestar de todo el mundo.

Hemos probado con lo anterior que la subordinación total del individuo al colectivo es como una pequeña rueda en una máquina. Él extrae su vida y felicidad de ese colectivo, y por lo tanto el bienestar del colectivo y su propio bienestar son uno y el mismo, y viceversa. Por lo tanto, según el grado en el que una persona está esclavizada a sí misma, necesariamente se vuelve esclava del colectivo.

¿Esto significa que hemos sido esclavizados? ¿Va a ser necesario subyugar a cada persona a las demandas de una regulación específica? ¿Entonces dónde está la libertad del individuo? ¿Dónde están la libertad y la justicia si van a obligar a otros para que hagan algo?

El asunto aquí es que un nuevo sistema que lo envuelve todo está “vistiéndose” gradualmente en nuestro mundo y estamos obligados a someternos a este. No hay otra manera de seguir. Debemos aceptar este sistema global, integral que está siendo revelado en todos los lugares hoy en día. Tenemos que ayudarnos a hacer esto e incluso obligarnos porque dependemos unos de otros. Nadie puede amurallarse lejos de los otros y comunicarse con ellos “a distancia”. El mundo se ha vuelto muy pequeño. Estamos extrayendo nuestros recursos de las mismas fuentes, estamos todos “cosidos los unos a los otros”.

El sistema de interconexión global está imponiendo circunstancias obligatorias sobre nosotros. Sin embargo, no está imponiendo una regla arbitraria, sino el principio de la garantía mutua. Debemos cuidar unos de otros y al mismo tiempo tenemos derecho a obligarnos entre nosotros a observar este principio. Nadie puede usar la ventaja de la fuerza para imponer su propia voluntad y leyes sobre los demás. Esto no nos habla de los caprichos personales de alguien, sino del deseo del sistema general, integral que está expresándose y asignándonos obligaciones comunes a todos.

Estamos todos totalmente interconectados y por ello tenemos que organizarnos de acuerdo al sistema universal que la naturaleza nos está demostrando. Si alguien no lo acepta y no nos deja otra alternativa, debemos asegurarnos de que sin embargo, desee adaptarse a las nuevas condiciones, si no es por su propio deseo, entonces en contra de su voluntad.

¿Cómo? muy simple. Cortaremos todas las conexiones con él, lo aislaremos, dejándolo frente a frente con el sistema global. Hoy no necesitamos guerras o bombas atómicas. Es suficiente con privar a un país de sus arterias vitales, cortar los canales mediante los cuales exporta e importa bienes y materias primas. No compraremos su producción y no comerciaremos con este, y el país se desmoronará, incluyendo su industria, energía, y otros sistemas.

Hoy en día ni una nación puede arreglárselas sin las otras o cambiar a un modo autónomo. Así de interconectado está todo. Por lo tanto, tenemos que explicar a las sociedades, países y gobiernos lo que aún no entienden: la única manera en la que sobreviviremos es mediante la observación de la ley de la garantía mutua, y no hay otra manera.

Así, el bienestar de todo el mundo depende del bienestar de cada sociedad y de cada país, y viceversa. Todo esto nos lleva a consecuencias de largo alcance, las cuales ni siquiera podemos imaginar. Cada persona sentirá que depende de todos, de todas las formas. Incluso cuando preparo una taza de té caliente, el mundo entero participa en ello junto conmigo.

La situación está dictando una visión del mundo completamente nueva, una nueva sensación del mundo para nosotros. De aquí en adelante estoy entera y plenamente bajo el poder de otros, dependiendo directamente de ellos. Y si estoy consciente de esto, como un animal que no puede poner comida y bebida en su propio abrevadero, entonces el entendimiento del sistema de garantía mutua me permite tomar mi lugar en este, como un niño obediente.

Por eso es tan importante comenzar a educar a las personas hoy. Todos tenemos que abrir los ojos para ver dónde estamos.

El camino hacia ahí no es fácil. Vemos esto mediante el ejemplo de Europa, que está luchando contra la crisis financiera. Sus líderes están teniendo muchas dificultades entendiendo el significado de lo que sucede. Se culpan entre sí, pero en realidad nadie es culpable. Es sólo que hasta ahora todos se comportaron de forma egoísta, pero ahora se nos niega esa posibilidad.

Es lo mismo para nuestro grupo. Para el mundo lo que está en juego es la vida material, mientras que para nosotros, es la vida espiritual. Debemos entender que la vida espiritual depende de la revelación del sistema de garantía mutua. Comenzaremos a vivir espiritualmente sólo en ella y gracias a esta cuando establezcamos la interconexión, armonía, distribución justa, y relaciones leales entre todos nosotros.

Entonces, a partir de nuestro grado de interacción espiritual, seremos capaces de derramar este conocimiento, este método educativo en el mundo, sobre el grado de la interacción material, dándole al mundo toda la abundancia que pasará a través de nosotros. Con la ayuda de la educación, les daremos a las personas las vasijas, mientras que la Luz proveniente de nosotros los llenará con la sensación de vida.

En principio, el mundo ya entiende que se ha vuelto “redondo”, pero por otra parte, aún no siente toda la extensión de sus interconexiones. En el futuro próximo veremos con nuestros propios ojos que toda persona que se oponga a la garantía mutua, será sujeta a golpes muy poderosos. Todos los “chicos listos” que no quieren crear buenas relaciones con otros, que no aspiran en la dirección del orden, la interconexión y la mutualidad, ya sean personas por separado o naciones enteras, experimentarán las consecuencias negativas de sus propias especulaciones que regresan como un boomerang hacia ellos.

(57858 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/17/11, “Paz en el Mundo”)

Es inaceptable, pero así es

Pregunta: ¿Cómo puede explicarle a las personas el sistema integral al que hemos entrado?

Respuesta: Todos deben sentir en su mente y corazón que el mundo entero es su familia. Por supuesto, al principio parece inconcebible o algo trillado, pero veamos los hechos: ¿Tenemos opción? El estado del mundo de hoy simplemente demanda de nosotros un “enfoque familiar”.

¿Entonces cómo podemos avanzar en esta dirección? Al fin y al cabo, sin esto no seremos capaces de tomar una decisión correcta. Tomemos a Europa, por ejemplo, que está tratando de salir de la crisis financiera de forma desesperada y sin éxito. Y no es que carezcan de dinero. Están dispuestos a invertir tanto como sea necesario, pero no creen que esto vaya a tener algún efecto. Lo mismo está sucediendo en los Estados Unidos. En los próximos meses las cosas se volverán más claras: nuestros cálculos tienen que corresponder al sistema integral, análogo que no opera de acuerdo a nuestra mente y emociones presentes en absoluto.

¿Puedo actuar en favor de todo el mundo y equilibrar la próxima tormenta con un ascenso gradual, general? Soy incapaz de sentir este enfoque y evaluarlo porque yo no soy así. Como resultado, al descubrirse en un sistema global interrelacionado, los líderes mundiales aún toman las mismas estrechas decisiones egoístas. Simplemente no pueden tomar en cuenta ese hecho de que “mi propio beneficio” ya no existe, sino sólo “nuestro beneficio”. Esto es contradictorio a la naturaleza humana.

Nosotros también sentimos esto ¿Yo pienso en el grupo? No. Antes que nada pienso en mí mismo ¿Me preocupo por mis amigos y su unidad? No. Pienso en cómo yo voy a llegar a la espiritualidad. Si la alcanzo, cambiaré y comenzaré a preocuparme por ellos, pero por el momento no lo hago. Hablamos abundantemente de la unidad y hacemos brindis por la garantía mutua, pero por dentro todos pensamos: “¿Y qué sucede conmigo?” y no “¿Qué sucede con nosotros?”

Aun así, seguimos el camino del libre albedrío, y entonces la crisis se nos revela “suavemente”, pero las masas lo están descubriendo de una forma muy dura. Si no les proporcionamos la explicación adecuada, ellos vendrán a nosotros, y no sentiremos que existe una crisis global abstracta, en realidad la experimentaremos personalmente.

(57771 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/16/11, “Paz en el Mundo”)

Esperanzas perdidas

Hemos estado evolucionando de manera constante, añadiendo año tras año a nuestro desarrollo social, familiar, e interno. Pensamos que nuestros hijos vivirían mejor que nosotros y que en realidad la vida estaba mejorando cada vez más.

Hoy hemos perdido esa esperanza. Ya no hacemos planes para el futuro. Hemos entrado a una fase en que la humanidad no siente su futuro porque la naturaleza aparentemente nos empuja desde atrás y ya no se desarrollan nuestros deseos egoístas. Por el contrario, esos deseos egoístas con los que nos desarrollamos comienzan a cerrarse ahora: Los deseos de todos y cada uno de nosotros se vuelven dependientes de los otros. Este es un gran problema, y está siendo confirmado por un gran número de científicos.

Nunca antes sentimos que nosotros estábamos en garantía mutua, en un “efecto mariposa”. Nunca sentimos que el mundo es global e integral. Nunca pensamos en ello. Pensábamos: “¡La interconexión es buena! Yo le venderé a él, él me venderá a mí, y haremos esto y aquello juntos con este y aquel”. Es decir, sentí que podía usar la globalización de manera egoísta, que podía obtener algo de ello. Es bueno que el mundo se haya vuelto tan pequeño; es bueno que pueda volar a cualquier parte y hacer de todo….”

Y de pronto, ¡El mundo se volvió diferente! De pronto, está volviéndose claro que la globalización no se la lleva bien con el egoísmo, que comienza a presionar y a restringirme si no interactúo adecuadamente con ella. Esto es llamado una crisis.

¿Qué pasa? ¿Qué está sucediendo? Las personas siguen siendo personas. El dinero, la industria, los bienes, comida, todo es lo mismo ¿De qué se trata esta crisis? Se trata de nuestra disparidad con la nueva ley que ahora está siendo revelada.

(57647 – De la charla sobre la educación global del 9/4/2011)

Una ciencia acerca del futuro

Hasta el momento no conocemos una ciencia acerca del futuro. Y en el futuro debemos estar en concordancia con la naturaleza y de alguna manera cambiar nosotros mismos, llegando a ser semejante a ella. Tenemos que volvernos globales, integrados, interconectados y mutualmente bien intencionados, entendiendo que esta es la única manera de que las cosas puedan ser más fáciles y mejores para nosotros, y juntos llegar a una cierta decisión en común para compartir productos, recursos naturales y bienes, es decir, lo que está sucediendo en cada estado individual.

Si fuéramos capaces de imaginar una sociedad humana como esta, y si esta sociedad fuera realmente humana y no animal como la de hoy, entonces por supuesto, seríamos capaces de lograr una comodidad absoluta y una apropiada unidad con la naturaleza. Entonces tendríamos todo lo que recibimos de la naturaleza, de manera adecuada. Queremos vivir en armonía y dejar de gastar tanta energía y recursos en defensa y ataque. Enormes cantidades de recursos se liberarían.

El problema está en nuestra naturaleza. Hoy, por primera vez en la historia de la humanidad, el entorno nos muestra que debemos estar interconectados mediante fuerzas amables y relacionados entre nosotros; de lo contrario estaremos en una crisis constantemente en aumento.

Por otra parte, esta es una crisis amenazante porque estamos en constantes guerras y conflictos, no entre nosotros, sino con la naturaleza. Por esta razón, percibiremos que la naturaleza es cada vez más hostil en sus manifestaciones ecológicas, en los cambios climáticos, en los diferentes problemas de salud, epidemias, etc. Esto también se manifiesta en nuestros problemas internos: ruptura de la unidad familiar, problemas con los hijos, problemas con la ciencia, el arte, la crianza y la educación, por no hablar de los problemas internacionales e intergubernamentales que conducirán finalmente a un enorme sufrimiento.

(57650 – De la charla sobre la educación global del 9/4/2011)