entradas en '' categoría

Dejemos que la Luz haga su trabajo

Pregunta: ¿Cuándo la Luz me cambié, yo querré actuar naturalmente en beneficio de los demás?

Respuesta: Tú serás diferente. No tendrás el menor deseo de obtener un beneficio a expensas de otro.

Pregunta: ¿Entonces como tomaré en cuenta a todos los 7 mil millones de personas que hay en el mundo?

Respuesta: No te preocupes. El deseo no viene sin la comprensión y la habilidad de realizar esto. Los deseos provienen del sistema que ya está inculcado en ti y se revela allí. Tú ya estás incorporado en el sistema de las siete mil millones de personas tanto mental como emocionalmente y por lo tanto podrás realizar cálculos fehacientes para el bien común. ¡Imagínate  la vasija que estás obteniendo!

Hasta entonces, todo lo que tú hagas tendrá consecuencias destructivas. Por eso los líderes mundiales no pueden encontrar un nuevo sistema económico. Después de todo, ellos no poseen un modelo interno de sociedad humana conectada de un modo nuevo. Por eso ellos no saben qué hacer: ¿elevar la tasa de interés o bajarla, exigir el reembolso de las deudas o cancelarlas?

En primer lugar nosotros debemos a aspirar solamente a la conexión. Por medio de esto nosotros permitiremos que la Luz nos establezca en la dirección correcta. Entonces la cantidad de actividad inútil en el mundo poco a poco disminuirá, y  comenzaremos a conectarnos suavemente, avanzando hacia el consumo equilibrado sin guerras y terror. Tenemos que dejar que la Luz haga su trabajo. No hay otra opción. No podemos hacer nada por nuestra propia cuenta.

Mientras tanto, sin embargo no queremos dejar entrar la Luz,  no la obligamos a trabajar, y como resultado, nuestra sociedad asume su forma actual.

(58416 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/23/2011, “Paz en el Mundo”)