Aproxímate a la Luz

Durante la lectura del Libro del Zóhar, cada uno tiene que exigir lo que le parece más importante. Pero uno tiene que entender que mediante la lectura de cualquier libro de los cabalistas y, especialmente del Zóhar, nosotros despertamos la Luz que Reforma. Esta Luz trabaja con nosotros según la medida en la que nos parezcamos a ella.

Supongamos que un viento sopla sobre mí. Si me muevo en línea recta hacia él, exactamente en la misma línea que él lo hace, me influirá al máximo. Pero si me muevo hacia él en un ángulo, entonces según este ángulo, puedo disminuir la influencia que ejerce sobre mí. Si estoy en un ángulo de 90 grados en relación con él, siento la influencia como si me empujara de un lado. Si me opongo, es decir, a 180 grados dándole la espalda, entonces me influirá en la dirección opuesta.

Todo depende de mi posición en relación a la Luz. Si me conecto a ella, la Torá es el elixir de la vida para mí, pero si me opongo a ella, la Torá se convierte en la poción de la muerte para mí. La Luz por si misma opera todo el tiempo.

Así, los cabalistas nos advierten que no abramos los libros cabalísticos sin la intención correcta. Esto estaba prohibido en la Cabalá, y los cabalistas asustaban a la gente puesto que no querían causar ningún daño en ellas.

Pero hoy en día estamos en un estado en el cual está permitido que todo el mundo estudie la sabiduría de la Cabalá, puesto que estamos todos cada vez mas conectados entre nosotros, y las leyes diferentes están operando aquí. Sin embargo, cuando queremos revelar el mundo espiritual, debemos posicionarnos directamente hacia la Luz. ¿Será esta la Luz que Reforma o lo opuesto? Cada persona tiene que decidir esto por sí mismo.

(57083 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/10/2011, El Zóhar)

Material relacionado:
Libera el espacio para la Luz dentro de ti
Yom Kippur y la Expiación en cada alma
Poniendo en marcha el generador de energía de la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta