El día que decides tu vida

Todo depende de la persona y se basa en la creación de medios para el avance espiritual, es decir, en la construcción del entorno. A través de este entorno, la persona atrae la fuerza que la reforma. Al construir su entorno, la persona construye básicamente su futuro mundo espiritual.

Al incluirse en este entorno, la persona comienza a sentir que salió de su ego y que se incluyó dentro de sus compañeros, a quien ama como a sí mismo. Sale de sí misma y en vez de su mundo interior, el cual sentía como “este mundo”, siente el mundo superior, espiritual dentro de la sociedad, en la conexión entre todos.

Y dentro de este mundo espiritual, revela su atributo: el atributo de otorgamiento que la llena, es decir, al Creador. Todo comienza con este primer cambio llamado “el principio del año” (Rosh HaShaná).

Antes de eso, la persona ha hecho trabajo de preparación: Ella trató de formar el entorno a su alrededor y de atraer las fuerzas que pueden cambiarlo, llenar todo lo que fue escrito en los libros, y difundió este conocimiento a otros para aumentar el número de personas que aspiran a la meta de la creación. De esta manera aumentó el deseo total, el deseo acumulativo de alcanzar la meta, y este comenzó a afectarlo de una manera más poderosa.

Sin embargo, él no ve el éxito. Los cabalistas escriben mucho sobre esta condición, de este punto, de esta etapa en el camino. Es un punto crítico especial, llamado el “día del juicio”, cuando se decide si avanzarás o caerás, si te sentenciarás a la vida o a la muerte.

De hecho, la persona toma esta decisión por medio de su trabajo anterior: Si se las arregló para construir por sí mismo el apoyo del grupo y para recibir de ellos la fuerza de la garantía mutua que lo sostengan contra la dura sentencia, es decir, los deseos egoístas inmensos, aquellos que se revela en la persona y que no puede resistir por sí mismo.

Es claro que no podemos estar en contra del deseo egoísta que se revela en nosotros, incluso en contra del más pequeño. Y sólo debido al poder del entorno, a través de él, seremos capaces de recibir la fuerza superior. Se dice que “el Creador habita entre su pueblo”, lo cual significa que el poder de la conexión, llamada el Creador, mora en la conexión entre las almas, entre los amigos.

El Creador es la propiedad general de otorgamiento, que recolectamos en las partes. Es por eso que el Creador se llama “Bore”, que significa “ven y ve” (Bo-Re). Después de todo, tenemos que abordar esta situación y ver este fenómeno en el interior de nuestros deseos.

(56874 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7 de Octubre del 2011, Shamati # 167)

Material Relacionado:

La garantía mutua es la llave para el nuevo mundo
La velocidad del avance espiritual
Cumpleaños espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta