El montacargas

Pregunta: ¿Cómo podemos medir los esfuerzos? La historia nos muestra que para algunos cabalistas el camino fue fácil y otros sufrieron mucho. ¿Cómo puede ser que uno cruce el Majsom (la barrera) en cinco años, otro en treinta años, y otro haciendo grandes esfuerzos no logre nada en absoluto?

Respuesta: No podemos comparar los esfuerzos de las personas. Después de todo, no sabemos su posición de partida y su lugar en el sistema general.

Supongamos que alguien está en la posición quinta en la pirámide de las almas. Por lo tanto, nace con el peor de los deseos, con los atributos más corruptos, y él tiene que trabajar en ellos por muchos años; digamos no solo treinta, sino treinta años en diez ciclos de vidas. ¿Cuánto tiempo le tomará a él alcanzar los estados que le permitan llegar a su “lugar” y alcanzar la raíz de su alma? Mientras tanto, te sientes mal por él: “¡Pobre alma!” Pero otra persona puede pertenecer a las capas medias y hacer su trabajo con facilidad en un par de años.

Mientras que nosotros, las personas con el punto en el corazón, las almas que pertenecemos a la categoría de “Israel”, tenemos que trabajar muy duro. En primer lugar, a diferencia de las “naciones del mundo”, nosotros ya estábamos en la parte superior y pasamos por la destrucción. Sus deseos de recibir fueron siempre de esa manera, pero nuestra situación es mucho peor, y por lo tanto, nuestras correcciones son mucho más difíciles. El odio a la nación de Israel y los problemas que esta nación ha pasado en el trascurso de la historia dan fe de ello.

Incluso el camino espiritual, el ascenso a la montaña, es mucho más difícil para nosotros que para el resto del mundo, para quienes la subida va a ser fácil. La gente simplemente se unirá a nosotros: “Sí, nosotros queremos, estamos listos”. Ellos realmente sentirán que eso vale la pena. La inclinación al mal, el deseo roto, se esconde en nosotros, y no en ellos. Ellos sólo traen su “peso”, la carga que está ligada a los pies de ustedes. Ahora nosotros tenemos que inventar el mecanismo que levantará esta pesadez.

¿Cómo podemos crear este tipo de “montacargas”? ¿Cómo funcionará? ¿Qué bloques y ligamentos necesitará? Tenemos que decidir esto. La gente nos trae su equipaje y lo deja en la terminal, al igual que en el aeropuerto, y nosotros tenemos que cargarlos y entregarlos.

No hay ninguna razón para estar indignados por ello. Por otra parte, nadie puede decir que su camino es más fácil o más difícil, en comparación con el de otro. Después de todo, tú no te “vistes” en el otro, y por lo tanto no te puedes comparar o quejarte. Por naturaleza tú te abstraes en ti mismo y no puedes medir tus esfuerzos.

(58287 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/21/2011, “Un mandamiento”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: