El mosaico que lleva a la perfección

Estamos de pie al principio de una escalera en un estado opuesto al Infinito, el cual tenemos que alcanzar. Nuestro ascenso a través de los escalones ocurre como resultado de dos fuerzas activas: la fuerza de nuestro deseo y la Luz.

En cada nivel de nuestro ascenso debemos mostrar un deseo de conectarnos más grande, y entonces según el grado de nuestro deseo, la Luz actúa sobre nosotros y nos conecta unos con otros. Realizamos la mitad de la acción, lo cual es llamado “medio shekel” y el Creador hace la otra mitad, como está dicho: “La oración hace la mitad del trabajo”, “El Creador lo finalizará por mí”.

Sólo tratamos de conectarnos unos con otros, y la Luz viene y lleva a cabo esta unión entre nosotros. En un nivel más alto experimentaremos una presión incluso más grande para que nosotros nos conectemos incluso más, y entonces una vez más la Luz vendrá a conectarnos.

Así es como obtenemos una conexión más grande al ascender los peldaños de la escalera hasta llegar a la unidad total. En esencia este es todo el proceso al que debemos someternos.

Este proceso contiene trabajo práctico, en el que debemos sentarnos juntos físicamente en comidas, participar en diferentes eventos y proyectos de diseminación. Sin embargo, el trabajo principal en la corrección sucede cuando estudiamos y queremos atraer la Luz que Reforma para que cree una conexión entre nosotros.

Debemos querer conectarnos para alcanzar el otorgamiento y la espiritualidad, y entonces la Luz nos influirá. Sin embargo, esto es más efectivo cuando lo pedimos  al estudiar y deseamos conectarnos y atraer la Luz. Después de todo, cuando leemos las fuentes cuyas letras ocultan la Luz, estamos en el mismo lugar, en el mismo estado que la Luz, y esta es cercana a nosotros.

No importa cuánto entienda al leer el texto porque aun soy incapaz de entenderlo de verdad hasta que no nos conectemos. Sin embargo, justo a partir del primer nivel de conexión entenderé lo que leo, gracias al hecho de que la Luz nos conectará. Conectará todas nuestras diferentes formas como un mosaico. A partir de este mosaico yo revelaré una imagen del grado espiritual, y dentro de esta nueva imagen revelaré lo que leo en los libros cabalísticos.

Comenzaremos a ascender a un nivel más alto, es decir obtendremos deseos egoístas más grandes. Aun así tendremos que conectarnos, y este será un nivel mayor y más complejo de conexión. Demandaremos más Luz, nos conectará, y se formará entre nosotros un nuevo mosaico.

Aun cuando no parezca que cambiamos, lo que cambiará son nuestro deseo egoísta, nuestras intenciones, y nuestros esfuerzos de conectarnos por encima de nuestros deseos egoístas. En la conexión entre nosotros, revelaremos un mosaico diferente, una imagen diferente y más exaltada, y en las palabras del Zóhar revelaremos un nuevo estado interno, uno más exaltado y detallado.

Aspiramos a conectarnos como las piezas del mosaico, pero el texto nos habla de un estado donde ya estamos conectados, y no importa en qué nivel estemos, el texto siempre se corresponde con este. Por esta razón al leer El Zóhar, debemos demandar que la corrección ocurra justo en ese momento, gracias a la Luz oculta en el.

(57846 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/14/2011, El Zóhar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta