Encontrarás al Creador en el grupo

Pregunta: ¿Cómo llego hasta el Creador, cuando en realidad no tengo el deseo?

Respuesta: Para ti, el Creador es la vasija colectiva de todas las almas a las que otorgas. Está escrito: “Yo habito en medio de Mi pueblo”. Cuando esta vasija se manifiesta plenamente, revelas al Creador en ella.

El Creador no es una entidad separada que existe fuera de tu reacción al Kli colectivo. Tampoco tiene forma ni apariencia; no tiene una entidad fuera de lo que encuentras en la vasija colectiva.

Para ti el Creador es el grupo. Cuando revelas la conexión entre los amigos, entonces en esta conexión común revelas al Creador (Boré), que viene de las palabras “ven y ve” (Bo-ré). Él se manifiesta según la forma en la que eres capaz de ver.

Pero Él no existe hasta entonces. Justo ahora no tienes al Creador porque está escrito que debes ir con lo que ves. No debes imaginar nada fuera de los límites de la percepción real. Revelarás al Creador cuando alcances la interconexión universal. Es la vasija real que se impregna con el otorgamiento mutuo.

Y la Luz será revelada en esta vasija. No es una especie de abstracción, la vasija parecerá vibrar por el deseo de otorgar. Este “temblor” es la Luz, penetrando la interconexión universal. Todos quieren otorgar a otros, todos están conectados con otros, y es por esto que cada parte llena a las otras partes. Este otorgamiento de un deseo hacia otro es llamado la “Luz”.

Entonces la Luz en el Partzuf son las mediciones de la respuesta en el deseo. No hay Luz sin una vasija. La vasija actual se vuelve la Luz cuando comienza a otorgar. Y el Creador es el otorgamiento en común, que se revela dentro de la vasija, en el grupo.

Todo nuestro trabajo en el grupo nos lleva a las condiciones que nos permiten revelar y alcanzar al Creador. No voy del grupo al Creador como de una habitación a otra. El grupo es la vasija donde revelo todo: la Luz superior (otorgamiento mutuo), y esta Luz en común, este otorgamiento, llamado el Creador.

Todo se revela en la vasija de unidad por encima de la ruptura. No existe otro lugar, incluso ahora. No existe otra realidad más que el deseo de recibir placer, que experimenta diferentes estados interiores. Piensa que está dividido, roto, y unido en diferentes grados y con diferentes conexiones en diferentes grados, sin embargo, todo esto sucede dentro de él. Cuando se une, percibe al Creador, y cuando pierde unidad, se queda con una Luz diminuta. Pero de una manera u otra, la referencia siempre es con el deseo y sus experiencias.

(58522 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/24/2011, “Paz en el Mundo”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: