La creación comienza aquí y ahora

Baal HaSulam, “El amor por el Creador y el amor por los seres creados”: “…una gran regla en la Torá” … el verso “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Es difícil de entender ¿cómo tal sentencia puede contener la suma total de toda la Torá? A lo sumo puede ser la regla (el colectivo) de la parte de la Torá y textos que tienen que ver con las relaciones entre hombre y hombre ¿Pero cómo puedes incluir la parte más grande de la Torá, que concierne al trabajo entre el hombre y Dios en el verso, “Ama a tu prójimo como a ti mismo?”

No sabemos cómo usar este principio. Todos están seguros de que aman a su prójimo. Y con respecto a los especialistas en humanidades, filósofos, politólogos, sociólogos, y sicólogos, ellos también razonan acerca del amor por el prójimo como si fuera fácil de implementar.

En general, la noción de “amor” sólo confunde a las personas. No pueden separarlo de la atracción natural, instintiva, hormonal que es inherente a los reinos animado e incluso al vegetativo. En el hombre, que tiene una inclinación malvada, esta atracción adquiere un rango incluso mayor, pero aun así no tiene relación con el amor real.

“Amar al prójimo” significa llenar su deseo mientras que no se recibe ningún beneficio directo o indirecto de ello. Está dirigido por completo al bienestar del prójimo, mientras yo soy como una parte externa de universo, un “conducto” que sale de una central eléctrica que genera todos los placeres. Este conducto no es parte de la acción de ninguna manera. No necesita nada para sí mismo. Sólo es un conductor.

¿Pero cómo puedo convertirme en un conductor tan desinteresado si estoy totalmente imbuido en sensaciones, si quiero disfrutar? Después de todo, a diferencia de un conducto, yo tengo mi propia vida.

Más aún, se me dice que esta regla es “El principio general de la Torá”. Es decir, no existe nada excepto este principio en la Torá. Aun así la Torá describe las áreas más diversas de la vida ¿De verdad es posible que todas estén conectadas con el prójimo?

Si es así, ¿Cómo puedo traer todas las facetas de mi realidad, incluida mi relación con el Creador, hacia mis relaciones con otras personas? ¿No estaré limitando demasiado las cosas? ¿Cómo puede el mundo entero con toda su diversidad ser reducido a algunos modelos sicológicos?

Pregunta: ¿Entonces cómo es posible amar al prójimo en el mundo moderno, global?

Respuesta: En realidad no hay medios en nuestro mundo que nos permitan corregir nuestro egoísmo. Sólo la Luz que Reforma es capaz de eso.

Al fin y al cabo, sólo la Luz y la vasija existen en realidad, incluyendo mi relación con el Creador, la fuerza de otorgamiento (“existencia a partir de existencia”) creó un punto de recepción (“existencia a partir de ausencia”), y no existe otra cosa que estas dos.

Después, la fuerza de otorgamiento influye en la fuerza de recepción, llevándola hacia acciones altruistas hasta que esas dos fuerzas se vuelven iguales: la fuerza de otorgamiento da mientras que la fuerza de recepción recibe con el fin de dar. Al final, terminan en unidad y adhesión.

Pero eso no es suficiente porque el estado de Maljut del Infinito fue creado por el superior. Simplemente fue “descendido” para la creación. El deseo que fue creado por la Luz recibió el “paquete completo” de esta, incluyendo la intención altruista, y vive para su satisfacción en unión como un “muñeco”. Habiendo surgido de la ausencia, no puede hacer ninguna acción independiente y se ve en la boca del dador: “¿Quieres altruismo? Adelante ¿Quieres egoísmo? Adelante. Puedes tener lo que quieras”. Así está construida la materia de la creación.

Pero en ese caso, no puede ser una creación en pleno derecho. Después de todo, la Luz llevó a cabo todas las acciones por él ¿Entonces quién está unificado con el Creador? Por el momento, nadie. Todavía no surge un ser independiente ¿Entonces cómo puede ser formado?

Para eso el deseo receptor debe ser llevado a la total oposición con el Creador en todos los aspectos, y entonces se le deben dar las oportunidades y los medios para que entienda que está separado del otorgamiento y adquiera las fuerzas para la corrección. Se necesita una gran preparación para realizar la creación, y comienza precisamente aquí, a partir de nuestro mundo. Es por eso que los mundos espirituales descendieron y se desplegó el desarrollo material hasta que la evolución terrenal nos trajo a la modernidad. Y ahora, estamos comenzando gradualmente a tomar consciencia de nosotros mismos y de nuestro estado.

Esta es la fuente de la consciencia de sí mismo, cuyo criterio es la Luz, el Creador, la sociedad humana que ya está demostrando sus facetas globales, integrales. Esto causa que experimentes incomodidad: “Algo aquí no está bien, algo no tiene sentido”. Así surge la revelación del mal, abriendo el camino de corrección ante nosotros.

No entenderemos de inmediato lo que sucede y lo que enfrentamos. La humanidad apenas está entrando en este camino. Sin embargo, esto tampoco involucra nada diferente a una combinación de dos fuerzas: recepción y otorgamiento. Dentro de su mezcla debemos siempre buscar los mecanismos operantes. Las interacciones entre los átomos, nos mostrarán qué tipo de unidad es posible en esta etapa y qué cualidades son inherentes a ella.

Ustedes están aprendiendo a conectar dos fuerzas y deben siempre llegar a la fórmula correcta de su equilibrio. Si alcanzas el equilibrio, significa que estás en el camino correcto y que estás formándote en la línea correcta. En realidad, todas las fórmulas científicas describen la equivalencia de forma. Eso es lo que estudiamos y alcanzamos en la naturaleza: similitud y equilibrio de todas sus partes.

(58818 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/26/11, “El amor por el Creador y el amor por los seres creados”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: