La economía de la garantía mutua global

El sistema económico del mundo de hoy es la demostración más obvia de nuestra conexión mutua. Es así porque estamos principalmente conectados a través de la economía, la producción, el comercio. Y vemos que hay miles de grandes corporaciones en el mundo que están interconectadas, que abarcan el mundo entero, sin darnos oportunidad de movernos.

¡Pero ellas tampoco pueden moverse! Y hoy, para su sorpresa, están descubriéndolo y no saben qué hacer. No tienen ninguna libertad de movimiento unas en relación a las otras.

Así se nos está revelado el sistema común, global de garantía mutua. Pero no lo deseamos, por nuestra parte no aspiramos a esto. Pero la naturaleza, el Creador, nos está mostrando la garantía mutua, nuestra conexión entre unos y otros. Bajo esas condiciones, ¿Cómo podría ayudarme mi mente?

La mente sólo puede ayudarme en un aspecto: dejando mi mente terrenal y comenzando a aprender, a familiarizarme con este sistema.

Sin embargo, este sistema no está construido de acuerdo a  mi mente terrenal porque mi mente es personal, individual. Me ayuda en este mundo egoísta, mostrándome cómo ganar más y más para mi propio beneficio, pensando que los otros fueron creados para servirme.

Pero ahora, que estoy revelando un sistema con el cual estoy firmemente conectado y del cual dependo completamente, mi mente previa deja de funcionar ¡Tengo que adaptarme a este nuevo sistema! Es como si llegara a cierto lugar desconocido y antes que nada tratara de dar un vistazo de cerca a lo que me rodea, de aprender las costumbres de este lugar con el fin de adaptarme a ellas. Y una vez que llego a conocerlas bien, puedo comenzar a actuar y a mejorar mi estado.

¿Pero cómo podemos llegar a conocer este sistema global en el cual nos encontramos si no podemos entenderlo con nuestra mente terrenal? Incluso todas esas grandes corporaciones que parecen controlar el mundo, en realidad no tienen control sobre nada. Y esto se les está revelado ahora. La mente particular de cada persona individualmente no funciona, de la misma manera que no funciona la mente corporativa.

Resulta que ahora debo descartar mi mente animada y adquirir una nueva mente, una forma de pensar integral. Esta será la mente creativa, la mente del sistema común, es decir la mente del Creador.

No será fácil que nosotros la adquiramos. Tendremos que desarrollarnos, convertirnos en un todo conectado, tratar de sentirnos como una persona, como un sistema. Entonces alcanzaremos este sistema único, conectado y de esa manera “envolveremos” nuestro propio deseo egoísta y nos conectaremos uno con el otro. Así es como gradualmente construiremos nuestra propia vasija, reuniendo las partes separadas del modelo desarmable.

Dentro de la conexión entre nosotros, revelaremos la mente superior, el programa, su esencia, ¡y entonces entenderemos lo que está sucediendo! Sólo en este caso será corregido nuestro estado.

(58353 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/21/11, “La mente actuante”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: