Las grandes cosas comienzan con pasos pequeños

Pregunta: ¿No es posible que el sistema global integral sea egoísta? ¿Por qué la globalización nos revela específicamente el sistema de otorgamiento?

Respuesta: Si dependemos uno del otro, no podemos hacer otra cosa que ser considerados entre nosotros. Y el egoísmo es específicamente mi indiferencia hacia todos excepto hacia mí mismo. Hoy descubro que existo en un sistema de ruedas dentadas, y mi influencia negativa sobre otros regresa a mí. Por lo tanto, debo considerar los intereses de otros como propios.

Esto es otorgamiento mutuo, un altruismo muy simple, egoísta. No le hablamos a las personas de fe por encima de la razón, sino que usamos hechos de este mundo: “Puedes ver por ti mismo que todos dependemos unos de otros. En el mecanismo general, todo el mal en realidad regresa como un boomerang. Esto implica que no hay otra opción, y cada uno debe influir de forma positiva para recibir una respuesta positiva”. ¿Qué no queda claro aquí? Más aún, si estamos en peligro, la conexión entre nosotros se vuelve incluso más cercana.

De aquí obtenemos una conclusión obvia: Nuestro ego nos estorba. Si estuviéramos conectados por encima de nuestro ego, de forma absoluta y agradable, el sistema sería ideal. Llegaríamos a un estado en el que nunca recibiríamos nada negativo de ningún lugar. Todas las ruedas girarían como deben: Me relaciono de forma positiva con todos, con toda mi alma, y en respuesta, recibo de ellos sólo el bien.

Entonces, ¿significa que debemos llegar a una situación de fantasía donde todos van por ahí con buenos deseos de unos hacia otros, como hormigas en un hormiguero? Al fin y al cabo, ellas trabajan juntas de forma instintiva ¿Debemos conectarnos de esta manera en contra de nuestro ego? ¿Es eso posible? Parece que esto sucederá sólo bajo la condición de que la crisis, que por el momento empeora, nos obligue a llegar específicamente a esto: una conexión mutua, completa a pesar de nuestro odio, envidia, y rechazo ¿Pero de dónde obtendremos esta fuerza?

Comencemos el avance hacia un estado de conexión entre nosotros, firmemos una “declaración de intenciones” de que nosotros, a pesar de todo, queremos estar conectados hasta cierto punto. Vamos primero a endulzar un poco la situación.

Si este es el caso, necesitaremos pensar en la forma en la cual necesitamos operar los sistemas de conexión entre nosotros: educación, matrimonio, relaciones sociales, relaciones con la naturaleza, y específicamente el sistema económico financiero. Debemos llegar a un cierto grado de justicia social, de una economía equilibrada y disminuir la brecha entre los diferentes sectores de la sociedad. Necesitaremos considerar a los otros como nos consideramos a nosotros mismos al menos un poco.

Digamos que, yo siempre daré a los otros una parte de lo que tomo para mí. Digamos que cada uno pagará un diezmo, y entonces después el dinero del diezmo será dividido entre todos, de acuerdo con su situación. No será como la seguridad social, que en ocasiones concede subsidios sin considerar el ingreso real. No, todos pagaremos y entonces dividiremos de acuerdo al ingreso de todos y cada uno, de tal manera que disminuyamos un poco las diferencias sociales entre nosotros.

Todas las grandes cosas se hacen en etapas, y necesitan comenzar con pequeños pasos simples, realistas, seguidos por supuesto, por pasos adicionales.

(56226 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 2 de Octubre del 2011, “Paz en el Mundo”)

Material Relacionado:

Carta abierta a los líderes del g-20: Sólo un cambio en la educación global resolverá la crisis
Cualquier persona es capaz de esto
Aceleración exponencial

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: