Sobre una pequeña balsa

Pregunta: ¿Qué incentivos les proporcionará a las personas la nueva economía? ¿Qué los impulsará a seguir adelante?

Respuesta: Necesitamos crear un entorno alrededor de la persona que convierta el placer, que hoy parece ser abstracto, en un “dulce”. Todos dicen: “Que bien sabe esto”, y ella comienza a ver a su alrededor. Todos exclaman “Esto es grandioso”, y ella comienza a averiguar. “¡Esto es increíble!” y todos gritan emocionados. Entonces la persona comienza a sospechar que de verdad tienen algo que vale la pena, algo que él necesita.

Esto estimula a avanzar a la persona: “¿Por qué yo no lo tengo? ¿Por qué no estoy en la misma posición que todos los demás?” La influencia de la sociedad es un factor poderoso. Noventa por ciento de nuestras acciones son una consecuencia de esta. El hombre salió de una cueva y adquirió su forma moderna sólo debido al entorno que constantemente lo aguijoneó y lo impulsó, señalándole las cosas de las que carece.

En general, la cueva era maravillosa, una morada muy ecológica con un gran clima. Había ahí una temperatura estable durante todo el año. Había carne y fuego, una atmósfera moderada y pacífica, que no inspiraba ningún otro deseo que los de las necesidades básicas….

Todo exceso por encima del nivel animal es exclusivamente causado por el entorno. El llamado del hombre a desarrollar la agricultura, los oficios, y el comercio no apareció de la nada. La sociedad hace surgir los deseos.

Y ahora, que se ha inventado la publicidad, no tenemos otra opción más que convencer al mundo de la necesidad de un sistema de educación que explique cómo será el mañana, un sistema que modele cómo será el futuro.

Debemos ser promovidos hacia una vida adecuada. Pero el gobierno es muy lento para hacer un cambio ¿Entonces qué nos queda por hacer? Tenemos que desarrollar este sistema en el Internet con nuestras propias fuerzas y difundirlo por medio de cualquier canal accesible.

He tenido reuniones con representantes de las Naciones Unidas y de la UNESCO, y mi opinión sigue siendo la misma: debemos hacer todo por nuestra cuenta. Después de todo, podemos traer la Luz que Reforma. En este caso, nuestro individualismo no es un defecto, sino una ventaja porque no estamos limitados por limitaciones externas. Podemos hacer exactamente lo que somos capaces de hacer y lo que consideramos necesario. Nos preocupa el éxito de nuestra empresa, y al final simplemente estaremos obligados a evocar la Luz que fluirá a través del sistema que hemos construido.

Incluso si el sistema aparenta ser débil, como una pequeña balsa en el oleaje de un océano virtual, no importa. Todos escucharán su señal de llamado porque la fuerza de la Luz está en este. Dejen que la Luz haga su trabajo. Este debe ser nuestro enfoque. 

(57981 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/18/2011, “Paz en el Mundo”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta