Tú estás enfrentando el mundo

Tú estás enfrentando el mundo, y ahora todo depende de cómo te relaciones con él: ¿Tiras de él hacia ti, o quieres darlo todo y conectarlo a ti mismo para hacer que sea  bueno? Tú lo determinas todo, y toda la Luz, la fuerza de la conexión, la devoción y la aclaración, es decir, todas las formas de otorgamiento, pueden fluir a través de ti.

Es como tratar a alguien que está enfermo, en primer lugar es necesario aclarar qué tipo de enfermedad tiene, qué tratamiento requiere, y qué medicamento debe ser utilizado. Cuando el medicamento ya esté obrando, tú compruebas que el paciente se ha recuperado completamente y se encuentra en perfectas condiciones.

Tú puedes usarlos todos, ya sea para tu propio bien, tomando ventaja de la mentira que estamos viviendo ahora, o tratas de otorgar, sin importar qué, a todos en todas las circunstancias y condiciones. Si otorgas a los demás, eres llamado “Israel”, lo cual proviene de las palabras hebreas “Li-Rosh” (Yo soy la cabeza), es decir, quien determina todo y se preocupa por los demás.

No hay nada, sino solamente la intención. Todo sigue como está: tú, tus deseos, y este mundo. Lo único que cambia es tu intención hacia el mundo, y entonces tú lo ves de otra manera. Si lo traes más cerca a ti, a través del amor, tú y el mundo se funden en un todo único. Tú verás todo esto con tus propios ojos.

Verás que los niveles inanimado, vegetativo, animado, y hablando de la naturaleza son un sistema cerrado. La naturaleza inanimada, vegetativa y animada son los ángeles, y las personas son las almas. Esta es la imagen que aparece como la Luz superior que opera. Tú preguntas, demandas, aclaras y tratas de llevarlo a cabo, entonces, la Luz viene y llena esta conexión.

(57952 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/18/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: