¡La fuerza de la garantía mutua para la convención!

En este momento estamos en el umbral de la gran unificación: la convención de diciembre. Para prepararnos para ello, tenemos que estar constantemente preocupados acerca de nuestra relación, acerca de la revelación de un deseo común entre nosotros. En la medida en la que este deseo sea realmente común, seremos capaces de sentir la fuerza espiritual en él. Después de todo, la unanimidad de los deseos crea la condición, la llamada “vasija”, la Luz Reflejada, la pantalla, porque nosotros nos conectamos juntos en contra de nuestro ego.

Cuanto más egoístas seamos en las relaciones entre nosotros, cuanta más presión ejerza cada uno sobre sí mismo a pesar de su ego y pida que la Luz influya en él y le ayude a conectarse con los demás, más fuerte es la pantalla, y mayor la fuerza de superación que activamos para elevarnos por encima del ego que nos separa y nos aparta al uno del otro.

Esta fuerza común de superación, conocido como la fuerza de la garantía mutua, se convierte en nuestra fuerza común. El Creador creó a propósito las fuerzas de rechazo entre nosotros, como está escrito: “Creé la inclinación al mal”, y nosotros sentimos cuanto nos rechazamos. Pero tratamos de vencer estas fuerzas de rechazo a través de nuestras acciones comunes y de nuestro estudio con el fin de atraer la Luz que Reforma, mientras deseamos conectarnos, a pesar de las fuerzas que constantemente nos alejan unos de otros como pequeños demonios entre nosotros. Tenemos que prevalecen sobre las fuerzas del mal y conectarnos.

En la medida en la que tratemos de estar juntos tanto como podamos para eliminar todas las diferencias entre nuestros deseos, pensamientos y acciones, y para ser verdaderamente como un hombre con un corazón, en esa medida revelamos que sólo nosotros podemos ayudarnos unos a otros a adquirir esta aspiración común de conexión, como está escrito: “El hombre le ayudará a su vecino”.

Entonces, en esta aspiración común descubrimos que no somos capaces de conectarnos. Pero nosotros ya descubrimos nuestro deseo común de unirnos, en vez de los deseos individuales separados de conectarnos con los demás. Este deseo común se llama la oración de muchos, una oración común. Y entonces nuestra petición para que la Luz, el Creador, se eleva específicamente en esta oración en común. Y la ayuda de Arriba viene sólo en respuesta a estos esfuerzos mutuos, lo que significa que esta viene desde dentro, de la unidad que hay por encima de nuestro grado. Esto se llama MAD, la Luz correctora que crea una conexión entre nosotros a pesar de las fuerzas de rechazo.

Estas fuerzas de rechazo se llaman “Aviut” (el grosor del deseo), y las fuerzas de conexión se llaman “pantalla”. Estas dos fuerzas, que nosotros formamos para otorgar a un grado superior, al Creador, se llaman la Luz Reflejada ya que queremos ser exactamente como la Luz que nos ha corregido, es decir, queremos otorgar. Y entonces nos damos cuenta de la condición bajo la cual se revela en nosotros el Creador, el Dador.

Completamos todos estos grados sólo con la ayuda de la Luz que Reforma. Esta luz puede brillar sobre nosotros, aun cuando no pidamos nada de ella, como un niño que no sabe por qué está gritando, pero que hay alguien que se encarga de él. Por otra parte, podemos distinguir qué es exactamente lo que necesitamos, y entonces la oración se vuelve más dirigida y pensada. O en realidad elevamos conscientemente la petición en la dirección correcta, sabiendo claramente que demandamos la capacidad para otorgar el grado superior.

Pero todo es hecho por la Luz que Reforma. Si te digo la verdad, qué podría ser mejor que leer constantemente El Zóhar y hacer todas estas acciones … Este es el estado ideal. Pero la realidad es tal que el hombre debe ir a trabajar, ocuparse de sus actividades diarias, y luego venir por unas horas y elevar su oración. Al principio acoge diferentes problemas, deseos, aspiraciones y esperanzas dentro él, y después llega al Zóhar. Y entonces nos conectamos entre nosotros y aumentamos nuestra oración común a través del estudio conjunto.

(61527 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/23/2011, El Zóhar)

Material relacionado:
Valores eternos
Reconociendo la oscuridad en el punto negro
No tengas miedo, estamos contigo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta