¿Qué es bueno y qué es malo?

El poder de Luz que Reforma le permite a la persona disfrutar del otorgamiento. Luego ella finalmente entiende lo que significa retornar a la fuente de la Luz, a la bondad.

Todo lo que disfrutaba la persona en su deseo egoísta ahora le trae dolor, y todo lo que sufrió con su egoísmo ahora le trae placer. Todo se invierte, como se dice: “Yo vi un mundo invertido”.

Todo se ha vuelto al revés porque no hay nada más que las dos influencias: ya sea recepción u otorgamiento. No hay nada más que esas dos sensaciones: Una u otra, cuando una aumenta la otra disminuye o viceversa.

De modo que nosotros tenemos que entender que nuestro avance es posible solamente gracias a la Luz superior que nos dejará sentir que el otorgamiento es bueno y que recibir para uno mismo es malo. Sólo entonces podremos avanzar y no antes.

Precisamente como ahora yo trabajo con el fin de llenar mi deseo de recibir, yo trabajaré para llenar mi deseo de otorgar. Excepto que cuando nosotros trabajamos para el otorgamiento, trabajamos en la vasija general, en Maljut del Infinito, en el alma colectiva.

(60532 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/13/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: