Agreguemos nuestros centavos

Pregunta: ¿Necesitamos adquirir algunos Masajim (pantallas) especiales y superarnos a nosotros mismos con el fin de alcanzar el estado espiritual de grandeza (Gadlut)?

Respuesta: Supongamos que yo vivo en la sociedad humana y descubro que todo el mundo necesita un producto alimenticio determinado. Por un giro de suerte, yo soy el único que puede producirlo y proporcionárselos a todos.

Yo siento la necesidad general de todos. Los deseos de miles de millones de personas que siento ahora en mí ¡junto con sus llenados! Es decir, siento que todos disfrutarán de lo que voy a darles. Este inmenso deseo y llenando me permitirán sentir al “recién nacido”, es decir, la próxima etapa en el desarrollo de este estado.

¿Cómo puedo resistir la tentación y no disfrutar de este inmenso placer por mi cuenta? Después de todo, tomé este deseo y lo hice mío. Nosotros ahora no comprendemos que es una conexión con los demás, cuando mediante la conexión con ellos, yo tomo sus deseos y lo convierto en los míos. Esto es como una madre que da a su hijo una cucharada de comida y disfruta cuando se la come. Ella realmente siente ese placer físico. Ella recibe, porque él lo hace.

Así que hay un gran peligro de que yo empiece a disfrutar egoístamente. Después de todo, he recibido grandes deseos y voy a recibir grandes placeres. Tengo que crear una pantalla (Masaj) sobre el deseo de los demás, el cual he unido a mí y he convertido en mi AHP.

Ahora trabajo con el fin de llenar estos deseos. Llevo a cabo una unión con la Luz Superior (Zivug de Haka’a) dentro de mí, como si fuera mi deseo y mi placer. Cuando yo recibo todo el llenado en mi vasija con la intención de otorgar, estoy dispuesto a pasar al llenado de los inferiores. Esto significa que primero realizo la corrección para ellos, y luego los lleno.

Se dice que “el hijo mayor recibe el doble”. Esto significa que el superior trabaja con los deseos del inferior, que el percibe como propios y los valora incluso más que a los propios.

Existe un grosor extra (Aviut) en estos deseos, porque cuando el llena a los inferiores, recibe un placer que es “620” veces más grande que sus placeres, como una madre en relación a su niño. Imagina como el disfruta la comida y como ella disfruta del hecho que tiene que llenarle a él. Y por todo esto es que necesitamos una pantalla…

Por esta razón la profundidad del deseo revelado en el AHP es tan grande. Para alcanzar esta profundidad, uno necesita cortar el “corazón de piedra (Lev ha Even)”, y posteriormente realizar muchas otras correcciones, capa por capa; como los “muchos centavos que se suman a una gran cuenta”.

(60146 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/8/2011, TES)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta