Al borde del colapso

Opinión (de David Galland, Investigación Casey): “Estoy perdido entre todo el ruido, sin embargo, hay algún reconocimiento de que el sistema monetario estadounidense y por extensión, de que gran parte del mundo desarrollado, pueda estar precisamente al borde del colapso. Volviendo a la metáfora, mientras que muchos de los expertos financieros del mundo y de los economistas se sientan a discutir acerca de la dirección de la nave del estado, muchos están perdiendo el punto y es que el barco ya chocó contra un iceberg y está hundiéndose rápidamente.

“Honestamente describir el actual sistema monetario de los Estados Unidos en pocas palabras, podría ser peor que decir que es “dinero de la nada, dinero ex nihilo”.

“Esto es debido a que durante los últimos 40 años, desde que Nixon canceló la convertibilidad del dólar en oro en 1971, el sistema monetario global se ha basado en nada más tangible que las promesas de los políticos para no imprimir demasiado dinero.

“Sin limitación, los políticos han utilizado el don de ser capaces de crear dinero de la nada para iniciar un desfile de programas políticamente populares, cada uno utilizando nuevas brigadas de burócratas, sin tener en cuenta si podían pagar…

“Dado el papel que el dólar estadounidense juega como la moneda de reserva de facto del mundo, con todas las materias primas cotizadas en dólares y los dólares que forman la mayor parte de las reservas de los bancos centrales extranjeros, la triste figura del sistema monetario estadounidense le ha traído problemas al sistema monetario mundial.

“Cabe señalar que la condición desesperada de los Estados Unidos ahora lo deja en el mismo terreno fangoso que los desesperado PIIGS de Europa.

“Los endeudados y desesperados gobiernos del mundo, cargados de deudas: la mayor parte de sus reservas compuestas por los mandatos de los U.S. dólares y de los euros en riesgo de desvanecerse, recurren a lo único que saben, imprimir más dinero y emitir todavía más deuda. El sistema monetario mundial se quiebra y se dirige hacia el fracaso sin ninguna alternativa viable en el horizonte.

“Tanto los gobiernos, como las corporaciones y los inversionistas cayeron de manera desprevenida en la espiral descendente de las fallas en el mandato de las divisas y son exterminados por una combinación de frenéticas de devaluaciones monetarias, mayores impuestos, controles de cambio y más. El malestar social se extiende, con el público exigiendo paradójicamente que los gobiernos hagan más, no menos”.

“Eso se debe a que las monedas más importantes del mundo están en riesgo, simultáneamente, como si los emisores estuvieran compitiendo en una peligrosa carrera hacia el fondo. A medida que el sistema monetario avanza inexorablemente hacia el colapso y a la devaluación final, los resultados serán catastrófico para el que esté desprevenido”.

“Lo importante es que, mientras que la lista de intentos históricos de reevaluar el sistema monetario estadounidense, ha logrado hasta este momento, más o menos tener éxito en alejar un poco más los problemas en el camino, la gran escala de obligaciones actuales del Gobierno nos ha llevado al borde del abismo, sin escapatoria posible. Como la deuda y las obligaciones de pago del Gobierno son matemáticamente imposibles de resolver, ahora hay la certeza de que muchas personas van a despertarse una mañana en la realidad de que son mucho más pobres de lo que pensaban.

“Afortunadamente para aquellos que están prestando atención ahora, el colapso de un sistema monetario no ocurre como un relámpago. Es una progresión, como un remolino de agua por un desagüe. Por lo tanto, aunque nadie puede predecir exactamente cuando se acelerará y descontrolará el remolino, todavía hay tiempo para prepararse”.

(59013)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: