Avivando la llama de la garantía mutua

Baal HaSulam, “La garantía mutua” (versión abreviada): La garantía mutua significa que todo Israel se vuelven garantes unos de otros.

“Israel” significa “directo al Creador” (Yashar El). Es decir toda persona que tenga una chispa de deseo espiritual, que le fue entregada desde arriba. Aparte de los deseos por comida, sexo, familia, dinero, honor, poder, y conocimiento, siente un deseo más, que pertenece a una dimensión más alta. Este deseo lo envía en la búsqueda del significado de la vida, su fuente y esencia. Si la persona tiene esta chispa por encima de sus deseos materiales, terrenales, entonces aspira “directo al Creador” porque este impulso lo dirige hacia la fuente de la vida y de toda la realidad.

Si las personas quieren cultivar su deseo espiritual, tienen que unirse. Después de todo, este impulso sólo puede ser desarrollado por medio del otorgamiento, al ascender por encima de los deseos materiales en los cuales sentimos nuestra realidad material. Los criterios de comida, sexo, familia, dinero, honor, poder, y conocimiento forman la imagen de este mundo para mí y requieren del llenado de los deseos correspondientes, cuyas diversas combinaciones  diferencian a unas personas de otras. Sin embargo, la chispa del deseo superior se desarrolla de acuerdo a la tendencia opuesta: por encima de los deseos materiales y a pesar de ellos.

El “otorgamiento” al cual apunta esta chispa es sólo un término, que acentúa que aquí operamos de forma diferente, no de la manera en la que lo hacemos en los deseos terrenales. Tenemos que elevarnos por encima de ellos y satisfacerlos sólo al nivel de las necesidades vitales, mientras que en todos los otros aspectos desarrollamos la chispa, el embrión del alma, la parte del Creador desde arriba.

Entonces, la persona que tiene tal chispa es llamada “Israel,” y el medio para desarrollarla es llamado “garantía mutua”. Es por eso que todos los miembros de Israel son en principio garantes unos de otros en el sistema superior. Y en nuestro mundo tenemos que realizar este estado, pero somos invitados a hacer esto mediante nuestro propio deseo, sin que nadie sea forzado a hacer nada.

La Torá fue entregada sólo una vez que cada persona de Israel estuvo de acuerdo en aceptar el principio de amar al prójimo como a sí mismo.

Las personas que son capaces de unir sus deseos, después de haber despertado a la fuente y al propósito de la vida. En su unidad, deben alcanzar el amor al prójimo como a sí mismos. Previamente querían satisfacer sus propios deseos por comida, sexo, familia, dinero, honor, y conocimiento, pero ahora hasta el mismo grado y de la misma forma, cuidan de su prójimo, deseando proporcionarle todo lo necesario para el ascenso espiritual.

Esto significa que debemos cuidar de las necesidades vitales de cada amigo, y en todos los otros aspectos, de su camino espiritual. Yo construyo todos los sistemas de soporte para él y le proporciono los medios que le permitirán alcanzar lo que desea.

Como resultado, todos se ocupan de las necesidades vitales mutuas  y de las necesidades espirituales el uno del otro. Quiero proveer para mis necesidades, pero ahora cuido del amigo de la misma manera. De forma natural quería llenar mi alma, pero ahora me preocupo sólo del alma del amigo. Buscaba un beneficio personal en todo y usaba a los otros para ello, pero ahora tengo que hacer un giro de 180 grados con respecto a mis amigos y cambiar hacia sus necesidades, tanto espirituales como materiales.

Así, mediante la garantía mutua, todo Israel tiene que alcanzar el amor del prójimo como a uno mismo. Así ellos forman una sola vasija, completa según el grado del deseo que se revela en ellos, y de acuerdo con la equivalencia de forma, sienten el otorgamiento general, el amor mutuo en esa vasija. Y por encima de ese amor ellos sienten a su Creador, la fuente del nivel en el cual se encuentra su vasija con la Luz que la llena.

(60551 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/13/11, “Arvut” (Garantía mutua)

Material relacionado:
De la entrega de la Torá al Dador de la Torá
Garantía mutua
No seamos tornillos, sino creadores de un nuevo mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: