Baja la cabeza ante los amigos

Pregunta: Durante las clases, atraemos juntos la Luz. En la difusión, trabajamos en el marco de relaciones de gerente y de subordinado. ¿Cómo puedo bajar la cabeza ante los amigos durante todo el día?

Respuesta: Yo no bajo mi cabeza ante la imagen externa de un amigo, ante su nombre, cualidades, o carácter. Bajo mi cabeza ante el concepto de grupo, que consiste de toda la realidad: mundos, vasijas, y Luces. Quiero estar allí incluido, en abnegación, sin ningún tipo de sentimiento de mí mismo.

No es sólo un amigo en su apariencia física. Yo sólo busco la forma espiritual, quiero elevarme por encima de mis pensamientos y deseos. Si renuncio, entonces mi cuerpo, mis orígenes, todo lo que tengo es dirigido hacia el llenado de los deseos del corazón y pensamientos comunes de la cabeza común. Eso es abnegación.

Por ejemplo, antes de la convención estoy dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de que esta sea un éxito. Rechazo cualquier crítica, no tengo ningún cálculo, independientemente de donde se me pide que vaya ni cuánto tiempo y esfuerzo me tome. Tan pronto como vea, oiga, o sienta que puedo ayudar, de inmediato lo hago. Si tardo un momento, eso no es correcto, significa que no bajé la cabeza ante mis amigos.

(60767 – De la Lección 3, Convención Arvut en Israel, 11/11/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: