Cayendo hacia arriba

Pregunta: Cuándo verifico mi integridad, yo veo que no siempre puedo preocuparme por la garantía mutua. Me resulta mucho más fácil tomar algún tema externo concreto y hacer una marca en mi diario.

Respuesta: Esto también es bueno. Las “marcas de verificación” también son necesarias. Después de todo, nuestro camino tiene que ver con el reconocimiento del mal. El problema es que apenas vemos que avanzamos.

Me siento estúpido, pero aun así vengo a estudiar y a participar en las actividades del grupo. Me siento desesperado, impotente y carente de intención, pero aún así sigo. Al mismo tiempo, no entiendo que es la Luz la que funciona en mí de esta manera. Si no fuera por la Luz, yo no sería capaz de moverme. Colapsaría completamente.

Así que experimento subidas y bajadas al mismo tiempo. Aunque te sientas desesperado, aun así puedes seguir adelante. Aunque te sientes irrespetado y apesadumbrado, aún así abrazas a tus amigos y cantas con ellos. Si avanzas constante, cayendo, pero también levantándote, estos no son períodos separados de desesperación y ánimo que cambian de vez en cuando, sino más bien dos líneas que son opuestas entre sí y entre las cuales existe la amplitud de estados en los cuales tú estás. Esto ya es un signo de avance.

Debes entender que si yo reconozco la maldad en mí, de la manera más precisa hoy, ya es un gran paso hacia adelante, ya que es la Luz que revela en mí lo que yo no podía ver antes. Ayer pensé que yo no te hacía daño de manera alguna, y hoy me sorprendo al descubrir que yo te trato mal. Mañana me sentiré triste porque no puedo cambiar.

Por un lado, esto me hace sentir más desesperado, y por el otro, me digo a mí mismo: “Un momento, ¿de dónde viene todo esto? Me siento peor porque una mayor Luz fluye sobre mí. Así que esto es una señal de que estoy ganando, estoy creciendo, y la inclinación al mal está creciendo conmigo, en oposición a mí”.

La cualidad de la maldad que se revela en mí es un signo de avance. No es fácil de alcanzar, y tal descubrimiento cuesta muy caro. Después de todo, yo adquiero un gran tesoro y, finalmente, descubro la ruptura y cómo corregirla.

(59326 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá 10/31/2011, “El amor por el Creador y el amor por los seres creados”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: