De la complejidad infinita a la simplicidad absoluta

Pregunta: ¿Cómo podemos medir nuestro progreso espiritual?

Respuesta: El progreso espiritual es indicado según la medida en la que la persona siente que puede alcanzar el estado espiritual sólo a través de la unidad. Esto significa que él comienza a imaginar el mundo espiritual correctamente y a entender que la espiritualidad es la cualidad de otorgamiento, la cual alcanzamos sólo a través de la unificación práctica en el grupo, hasta que nos perdemos totalmente.

Esto sucede mediante el deseo propio de la persona, el cual la Luz le ayuda a realizar. Se evalúa a sí mismo según la cantidad de obstáculos que recibe al hacer esto y al aceptarlos de la manera correcta, como ayuda del lado opuesto.

Él percibe todos esos obstáculos y resistencia como partes constituyentes del mismo sistema de conexión. Y cuando todos los obstáculos se conectan correctamente para sostener esta conexión, esto opera precisamente para reforzarla.

Nada fue creado en vano. Cualquier fuerza de resistencia o contradictoria en el sistema común tiene que ocupar su lugar y ayudar a la unidad. Las fuerzas pueden ser “a favor” o “en contra” en todas las posibles formas y direcciones, pero el sistema está construido de forma que todos se unan en esta construcción compleja, multifacética. Cada elemento en ella actúa en su propia dirección, pero todos se complementan, y el sistema existe precisamente en virtud de ello.

Si tomamos cualquier construcción o patrón geométrico complejo, veremos muchas líneas en este que se extienden en diferentes direcciones, así como uniones de todo tipo de clases y formas. Y precisamente el tamaño, poder, y diversidad de esas conexiones crea el rico sistema.

Si existen muchos sistemas que son opuestos entre sí y se complementan, ellos crean el equilibrio adecuado, el cual es Maljut del mundo de Infinito. Mientras más flexible sea el sistema, más altamente organizado es. Y la flexibilidad se alcanza en virtud de la multitud y diversidad de fuerzas. Mientras más marcada sea la polaridad de esas fuerzas, lograrán tener un mayor poder.

Mientras más diferentes conexiones hay entre los elementos, más complejo y sensible es el sistema, y más se abre y es capaz de aceptar y procesar toda la Luz superior con su infinita diversidad de formas.

Toda la diversidad en nuestras cualidades y deseos fue creada por la Luz, por sus 613 Luces. Por lo tanto, nada de lo que existe es extraño. Sólo debemos colocar cada cualidad, pensamiento, y deseo que no corresponde a él en el lugar adecuado, el cual la Luz le tiene destinado desde el inicio.

Entonces revelaremos un sistema extraordinariamente rico, flexible, y altamente organizado que incluye un gran número de conexiones, esas conexiones separadas desaparecen y  se convierten en un todo único, infinitamente conectado.

Esta conexión mutua se vuelve tan estrecha y multidimensional que pasa de ser discreta a ser análoga. Todas las tres líneas, las Sefirot HaBaD, HaGaT, NeHY que existen en el sistema, se fusionan en una.

Esas formas separadas, discretas de unificación se vuelven un todo monolítico, que no se divide en partes y no consiste de elementos, sino que se vuelve una sola Luz, simple, Infinita.

(60669 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de Noviembre del 2011, Shamati)

Material Relacionado:

La unión de los opuestos es el trampolín para el ascenso espiritual
Los bloques para construir la realidad espiritual
La unidad que encontrará respuesta en todos los mundos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta