El altavoz del Creador

Ustedes no saben hasta qué punto todos somos gobernados desde Arriba. El maestro que tienen aquí es como un altavoz, una parte del sistema superior que les pasa a ustedes todo el conocimiento, y no más que eso. No agradecen ustedes a los altavoces por le decirles cosas bonitas, ¿verdad? Así deben relacionarse con el maestro. Ustedes deben respetar el dispositivo a través del cual reciben una transmisión desde el cielo, pero eso es todo.

Quiero advertirles, porque esa es la diferencia entre la adoración ciega y la verdad. Yo siento más que otros la medida en la que estoy gobernado desde Arriba, y nada de lo que tengo es mío. Estoy siendo absolutamente sincero: en realidad sólo cumplo con los mandamientos de Arriba. El único trabajo del hombre es ser gobernado. Y cuanto mayor es, más gobernado es. A esto se le llama ser el “siervo de Dios”, que es el grado de Moisés.

Después de todo, no hay que olvidar que debemos tratar de ser sensibles a lo que el Creador nos está diciendo, dentro de nosotros. Y debemos actuar en consecuencia. Siento que se acerca. Y entonces ascenderemos al grado de Bina, seremos capaces de oír lo que está diciendo Él, lo cual es ya es el grado de Bina. Y más tarde ganaremos “visión”.

Así que tratemos de no depender del maestro, porque es limitado y transitorio. Más bien, convirtámonos todos en un recipiente (Kli), que, al unirse, sea capaz de ver y reaccionar ante lo que el Creador le dice a él. Eso es lo más importante. Escuchar eso, sentir eso, se llama “vida”.

(61141- De la conversación durante la comida antes de la Convención en el desierto de la Arava, 11/18/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: