El cielo de hoy es el infierno del mañana

El Libro del Zóhar, capítulo “Pkudei”, ítem 839: Así como existen grados y palacios del lado de Kedushá (santidad), también los hay del lado de Tumaá (inmundicia). Y todos ellos existen, gobernando al mundo del lado de inmundicia. Por eso, existen siete palacios que corresponden a los siete nombres del infierno. Es decir, tienen los mismos nombres que las siete secciones del infierno. Todos ellos se encargan de juzgar y profanar a los pecadores del mundo que se han adherido a ellos, y cuyos caminos no fueron guardados de ellos mientras que dichos pecadores estuvieron en este mundo.

El infierno es mi deseo de recibir. Él puede ser pequeño y débil, y es posible que hoy no me parezca que es horrible. Dicho deseo está dirigido contra la unión con los demás o no la apoya, cuando estoy pensando para mí mismo: ¿Cómo puedo prosperar? ¿Qué pasa conmigo?, etc.

De acuerdo con mi grado, mi deseo actual me parece bastante razonable y puede ser llamado el “cielo”, puesto que con su ayuda, yo gano, alcanzo y me siento muy bien. Sin embargo, a medida que empiezo a entender al sistema superior, llego al estado, en el que percibo este deseo como un infierno, ya que en él estoy pensando sobre sí mismo, “me quemo”, me alejo y estoy opuesto a la Luz, al Creador.

Todo depende de cómo la persona evalúe sus deseos. Esta es la diferencia entre el cielo y el infierno.

(60660 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/14/2011, El Zóhar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: