El egoísmo y el placer son incompatibles

Es imposible disfrutar de manera egoísta. Un placer de momento quiere penetrar en el deseo, sentimos su contacto por tan solo un corto momento, y luego inmediatamente el deseo va desapareciendo.

Con pequeños placeres nosotros no experimentamos una sensación muy intensa de modo que, durante el contacto entre el deseo y el placer, inmediatamente los dos se extinguen el uno al otro. Ambos desaparecen y se anulan. Pero en los grandes placeres, en los cuales la persona aspira muy fuertemente y sueña por un largo tiempo, o en placeres especiales tales como el sexo o la habilidad artística sofisticada, la persona siente de inmediato que el placer viene por una fracción de segundo y luego desaparece.

Y nosotros nos preguntamos: ¿Por qué? Porque el deseo egoísta y el placer no están destinados inicialmente a existir uno dentro del otro. El deseo de disfrutar no puede contener placer en el interior de sí mismo. Los dos son opuestos por naturaleza y por lo tanto ¡no esperen que alguna vez ellos puedan estar juntos!

(60030 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/7/11, Escritos del Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: