El fantástico éxito de “Ocuppy Wall Street”

Opinión: (Immanuel Wallerstein. sociólogo, científico de la historia social, y analista del sistema mundial): “En la etapa uno, los primeros días, el movimiento era un puñado de personas audaces, jóvenes en su mayoría, que trataban de manifestarse. La prensa los ignoró por completo. Entonces algunos estúpidos capitanes de policía pensaron que un poco de brutalidad terminaría con las manifestaciones. Fueron captadas en video, y los videos se volvieron virales en YouTube”.

“Eso nos llevó a la etapa dos: la publicidad. La prensa ya no podía ignorar las manifestaciones del todo. Así que la prensa intentó la condescendencia ¿Qué sabían esos tontos jóvenes (y algunas ancianas) de economía? ¿Tenían algún programa definitivo? ¿Eran “disciplinados”? Las manifestaciones, se nos dijo, pronto se extinguirían. Lo que la prensa y los poderes de facto no tomaron en cuenta (parece que nunca aprenden) es que el tema de la protesta resonó amplia y rápidamente captando la atención. En una ciudad tras otra, comenzaron “ocupaciones” similares. Desempleados de 50 años comenzaron a unirse. También celebridades, sindicatos, incluyendo nada menos que al presidente de la Federación de Organizaciones Laborales. La prensa fuera de Estados Unidos ahora comienza a seguir los eventos. Cuando se les preguntó qué querían, los manifestantes respondieron “justicia”. Esta comenzó a parecer una respuesta válida para más y más personas”.

“Esto nos llevó a la etapa tres: la legitimidad. Académicos de cierta reputación comenzaron a sugerir que el ataque a Wall Street tenía cierta justificación. De pronto, la mayor voz de la respetabilidad centrista El New York Times, publicó un editorial el Octubre 8 en el que dicen que los que protestaban tenían en realidad “un mensaje claro y prescripciones políticas específicas” y que el movimiento era más que “una revuelta juvenil”.

“El movimiento se había vuelto respetable. Y con la respetabilidad vino el peligro: Etapa cuatro. Un gran movimiento de protesta que ha captado la atención usualmente enfrenta mayores amenazas. Una es la organización de una importante contramanifestación de tendencias de derecha en las calles… el movimiento “Ocuppy Wall Street” necesita estar preparado para esto y pensar cómo va a manejarlo o a contenerlo.

“Pero la segunda y más grande amenaza viene del mismo éxito del movimiento. Al atraer más apoyo, incrementa la diversidad de puntos de vista entre los manifestantes activos. El problema aquí es, el de siempre, el estar entre la espada y la pared: cómo evitar el peligro de convertirse en un culto cerrado que perderá al tener bases muy estrechas, sin caer por otra parte en el peligro de ya no tener coherencia política porque el movimiento es muy amplio. No hay una fórmula simple para evitar caer en uno de los dos extremos. Es difícil.

“Con respecto al futuro, podría ser que el movimiento vaya de fortaleza en fortaleza. Podría ser capaz de hacer dos cosas: forzar una reestructuración a corto plazo de lo que el gobierno hará en realidad para minimizar el dolor que las personas obviamente están sintiendo en extremo; y traer una transformación a largo plazo de la forma de pensar de los grandes segmentos de la población americana acerca de las realidades de la crisis del capitalismo estructural y de las grandes transformaciones geopolíticas que están ocurriendo porque ahora vivimos en un mundo multipolar”.

(59020)

Material relacionado:
¿Porqué los principales medios no llegan a cubrir las protestas sociales?
La solución no está donde los manifestantes la están buscando
Los manifestantes de “Ocupemos” encuentran aliados en las filas de los ricos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: