El Instituto de Investigación ARI orienta a quienes toman las decisiones

En los últimos dos días nuestra organización hija, el Instituto de Investigaciones ARI envió cartas a todos los responsables de hacer frente a los acuciantes problemas económicos de la crisis. La intención del Instituto ARI fue recordar que la crisis y su solución no radican en la política financiera y económica, sino más bien en una dependencia cada vez más fuerte de toda la humanidad. Nosotros somos incapaces de influir en esta creciente interconexión. La única solución es educar a la gente, apoyar esta red de conexión “involuntaria”, verla como una oportunidad para nuestra futura prosperidad, y educar al público sobre el comportamiento integral.

La carta se presenta a continuación.

Estimados Señores,

Las ramificaciones de la creciente crisis financiera mundial, socavan la estabilidad económica y social, e incluso cuestionan la sostenibilidad de los gobiernos en muchos países. Muchos de los que han perdido su empleo y / o sus ahorros están empezando a perder la fe en la capacidad de ustedes como líderes para proporcionarles garantía financiera o incluso soluciones viables para el futuro. En medio de la incertidumbre mundial, la unión ejemplificada por los diversos movimientos de protesta consuela temporalmente el descontento. Al mismo tiempo, crea una dinámica peligrosa que, sin disminuir, llevará a la expansión y a la intensificación de los disturbios.

Además, la interdependencia global y décadas de excesos económicos han hecho que las soluciones fiscales y monetarias convencionales sean ineficaces. Como resultado, la deuda nacional esta inexorablemente inflada, lo que dificulta su capacidad de ofrecer soluciones significativas continuamente a los desafíos sociales y económicos que enfrentamos.

En tal realidad, las tasas de desempleo aumentarán drásticamente, llevando a un mayor malestar social y a protestas, que a su vez representan una amenaza real para la estabilidad de los países, y de todo el sistema internacional, social, económico y político.

Para mantener la estabilidad del gobierno, creemos que el desempleo debe ser entendido como un problema que requiere atención inmediata y específica. Nosotros respectivamente sugerimos que se requiere ahora una acción audaz para detener el ciclo de declive en el que nos encontramos. Para lograr esto, proponemos que se establezca un mecanismo nacional de emergencia, con los siguientes objetivos:

  • La integración de las personas desempleadas en un marco de estudio en curso (que se detalla a continuación), que será considerado como “empleo”;
  • La prevención del ocio mostrado públicamente, de la amargura, y de las manifestaciones y protestas masivas;
  • Proporcionar a las personas desempleadas las herramientas para reincorporarse a la fuerza laboral;
  • El otorgamiento de becas que cubran las necesidades básicas y dignifiquen la vida, sujetas a la participación en el marco del estudio;
  • Reparar la dignidad de los desempleados al “mejorar” la situación social de ellos para que pasen de “marginados” a personas que persiguen el “realce” de sus habilidades sociales y profesionales;
  • Mejorar la empatía con la cohesión estatal y social, sobre todo ahora en tiempos de crisis.

El contenido en el marco del estudio [1] para los desempleados incluirá entre otros temas:

  • Las finanzas personales. Esto permitirá la subsistencia dignificada bajo las posibilidades que las becas para los desempleados lo permitan.
  • Aprender a vivir en condiciones de incertidumbre. Esto incluirá el mantenimiento de la solidez de la unidad familiar, con especial énfasis en la paternidad, en la mejora y el mantenimiento de la solidez mental y emocional, así como en el desarrollo y la mejora de las habilidades sociales.
  • Educar a la gente sobre las consecuencias de las conexiones de ajuste entre los individuos, empresas y países, la forma en la que ellos afectan las necesidades básicas de la gente, y nuestra realidad cotidiana en los niveles nacional e internacional. Se espera que cada persona se de cuenta de que en la era de la globalización, todos nosotros, los ciudadanos comunes, los ricos y poderosos, y los políticos, estamos en el mismo barco.
  • Proporcionar las habilidades sociales necesarias para una existencia sostenible en un mundo interconectado: la solidaridad social, la consideración por los demás y del medio ambiente, y el consumo equilibrado y razonable.

Tal mecanismo de educación transmitido por la crisis, aliviará la mente de las personas, proporcionando así al gobierno el plazo necesario para hacer frente a los desafíos globales, y para asegurar la estabilidad nacional e internacional.

Como una organización educativa que colabora con las organizaciones al más alto nivel, veríamos con agrado la oportunidad de considerarlo junto con ustedes y proporcionar las herramientas y experiencias que se requieren para implementar nuestro plan.

 

Atentamente,

El Instituto ARI

www.ariresearch.org

[1] Todos los contenidos se impartirán de una manera atractiva, a través de un entorno virtual, usando juegos, concursos, actividades sociales, y así sucesivamente.

(58960)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta