El que soy es el que seré

De acuerdo con las leyes de la interacción entre la Luz y la vasija, tenemos que ir a través de las más graves desgracias en el camino hacia la meta. Y ahí es donde la ciencia de la Cabalá viene a nuestro rescate, nos ayuda a evitar que estos golpes bajen a nuestra carne animada y en vez de ellos transferirlos al nivel humano, a la altura en la que debemos estar.

Hoy estoy recibiendo golpes de los tres niveles: inanimado, vegetativo y animado. Me están azotando a lo largo en el nivel humano. Dicho de otra manera, estoy siendo empujado por detrás por una fuerza mala, por el mal y el sufrimiento. Y sólo puedo obtener uno medio para que me ayude, un anhelo, una atracción hacia adelante, que proviene de la meta maravillosa que ilumina mi camino como el sol. En ese caso, todavía experimentaré el sufrimiento, pero será el sufrimiento dulce del amor.

Es más fácil de soportar este tipo de dolor, ya que es causado por un anhelo de un futuro bueno. Me siento decepcionado y caigo en la desesperación, pero no huyo porque entiendo que estos dolores tienen que llegar a una medida específica, total (Σ), similar a la manera en la que centavo tras centavo finalmente reúne una gran suma.

Yo acumulo una gran presión en el interior, un gran deseo de dar un salto hacia la meta. Necesito una brecha entre en yo que soy hoy y el yo corregido. Y esta brecha tengo que sentirla como el sufrimiento, causado por la diferencia entre el que soy y el que debería ser. Esto es inevitable. Este abismo tiene que abrirse dentro de mí, pero no hay ninguna necesidad en absoluto de que sea creado por las guerras, las enfermedades, y otros desastres.

La corrección real está apenas comenzando partir de ahora, cuando la humanidad está empezando a unirse, a fusionarse como un hombre con un corazón, ya sea a regañadientes, bajo un torrente de fuerzas negativas desde atrás, o con la ayuda de la Luz que fluye adelante. Es imposible describir cómo difieren estos dos caminos. Después de todo, tenemos que abrir Maljut del mundo del Infinito, ya sea en la oscuridad del sufrimiento inconcebible que purifica nuestro egoísmo, o en la Luz que Reforma.

Por lo tanto, todo se reduce a la forma en la que experimentaremos el abismo que nos separa de la corrección. Podemos superar la trayectoria voluntariamente, al concordar con este, mediante la creación de un entorno que nos apoye, o podemos ignorar la solución tanto como nos sea posible hasta que la presión desde atrás nos obligue a comprender de dónde, por qué y para qué ocurren los desastres, de los cuales no podemos escapar por mucho que lo intentemos.

La persona puede necesitar décadas para ser más inteligente y revelar la Luz. Y es por esta razón que nos fue dada la ciencia de la Cabalá. Pero de una manera u otra, esta brecha entre el Creador y la creación, entre el receptor y el Dador, tenemos que sentirla al máximo dentro de nosotros.

(60295- De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/9/11, Escritos de Baal HaSulam “Matan Torá” (la entrega de la Torá)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta