En los cálidos brazos del Infinito

Pregunta: Al leer El Zóhar ¿Existe un momento en el que debemos aplicar nuestro propio esfuerzo y un momento en el que El Zóhar nos da un empuje por sí mismo?

Respuesta: Antes que nada debes entender a lo que te enfrentas. Si ves un filme hecho hace 30 o 40 años, notarás cuán ingenuas eran las personas, cómo actuaban y construían la película. Pero esa era su realidad, y pensaban que estaban retratando su vida con toda seriedad. Los actores eran muy buenos. Es sólo que las personas eran diferentes. Si observaras a las personas de hace 200 a 300 años, pensarías en ellos como incluso más simples y primitivos.

¿Qué descubrirías si observaras a todas las naciones, en el mundo de hace 2000 años? Las personas prácticamente vivían “en los árboles”, como auténticos bárbaros, incluso en la Europa de la edad media.

¿Pero qué sucedería si dieras un vistazo a las personas que escribieron libros como El Zóhar hace 2000 años? Esto es una ciencia, una filosofía acerca de la percepción de la realidad. Si tal persona se sentara entre nosotros hoy, te sentirías insignificante a su lado. El concepto de tiempo no se aplica aquí. Se te ha dado la oportunidad de entrar en contacto con algo que existe más allá de nuestro mundo, con un sistema que gobierna toda la realidad.

Este sistema de gobierno, esas fuerzas, y las almas que escribieron esos libros deben ser a quienes dirijas tu petición y clames como un niño pequeño, deseando crecer con su ayuda, ¡en sus brazos! No importa cuánto entiendas o en qué estado estés porque tú no controlas eso. Sin embargo, desde tu estado dado, trata de entender dónde estás, en los brazos de quién estás y pide ayuda.

Pregunta: ¿Cuál debe ser la petición?

Respuesta: No lo sé. debes sentir la necesidad. “No me hace falta nada. Por favor tómame en tus brazos, tengo sueño”. Esto es también una petición: ser sostenido en sus brazos como un niño que se siente abrigado y seguro en los brazos de su madre. Él la siente, huele su leche materna, y duerme tranquilamente. ¿No te gustaría sentirte así? Así que adelante y revela por lo menos esto.

O tal vez basado en esa sensación de ser sostenido en sus brazos, tú ya deseas algo más escudriñado y eres capaz de utilizar su ayuda. Después de todo, un adulto retiene todas sus conexiones previas con su madre. La conexión de un infante y su madre no desaparece, sólo crece, volviéndose más consciente.

La grandeza del superior determina mi habilidad de usar Su ayuda y exaltarlo ante mis ojos, obligándolo así a ascender más alto. Así hago el camino del superior igual a Infinito y soy capaz de recibir de Él como si fuera desde el Infinito. Sin embargo, si ignoro al superior, ¿Qué puedo recibir de Él?

Entonces todo depende de mi actitud hacia mi grado actual. Si elevo al superior por encima de mí, soy capaz de recibir y alcanzar por medio de Él. Mientras más alto eleve al superior, al grado más alto posible que sólo yo pueda imaginar, más puedo alcanzarlo a Él. Si me coloco por encima del superior ¿Entonces qué puedo recibir de alguien que es inferior a mí?

(61634 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/23/2011, El Zóhar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: