La condición para una razón ilimitada

La persona no siente lo que está por encima de la razón o debajo de ella. Si no percibe algo dentro de la razón y no lo aprueba en su ego como existente y de valor, entonces no le asigna ningún tipo de importancia.

Ir por debajo de la razón significa estar bajo la influencia de la sociedad y actuar con la razón de otros. Esto se considera sin valor aun cuando siempre actuamos precisamente de esta manera ya que la sociedad nos presiona y nos fuerza a respetar sus valores.

Ir por encima de la razón es algo de lo que no somos capaces en absoluto porque esto es llamado caminar mediante la fe. Para eso, la persona tiene que formarse nociones superiores que están por encima de su razón con el fin de convencerlo con la fuerza de la fe y aceptar la fe como conocimiento. Es decir, tiene que unirse con el entorno y recibir de este la prueba de autenticidad y valor.

Resulta que la persona usualmente actúa dentro del conocimiento, llenándolo en virtud de su entorno. Y es muy difícil para ella elevarse por encima de eso.

Por lo tanto, si queremos acelerar el tiempo, esto es posible sólo al ir por encima de la razón. Después de todo, si andamos dentro del conocimiento entonces es simple evolución, el curso natural de desarrollo. Y esto tiene lugar hasta que siento y me desarrollo por mi cuenta, hasta que obtengo el nuevo conocimiento.

Sin embargo, si soy guiado por la opinión del entorno, su conocimiento se vuelve mío. Y en relación a mi conocimiento previo, ya está “por encima del conocimiento”. Es decir, mi percepción personal se vuelve la percepción social.

Resulta que reemplazo mi razón, la cual aceptaba sólo lo aprobado por mi deseo egoísta, con la red de conexiones entre los otros y yo. Y el bienestar de otros se vuelve la base de mi razón.

Si la persona realiza este cambio en su percepción, entonces sale de las fronteras de sus limitaciones.

(60221 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/9/11, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta