La crisis de la civilización europea

Opinión: (Veniamin Popov, director del Instituto de relaciones exteriores de la Universidad de Moscú, ng.ru): “El siglo 21 está marcado por la aceleración de los procesos socioeconómicos y políticos en el mundo, y por su creciente diversidad y complejidad. Los cataclismos se han vuelto tan frecuentes que somos incapaces de evaluar la esencia del fenómeno y sacar conclusiones”.

“La crisis de la civilización occidental es obvia. Dos procesos históricos han llegado a su fin:

  • El mundo euro céntrico está colapsando, las civilizaciones orientales están dando un paso adelante;
  • la civilización industrial que ha durado 200 años está llegando a su fin, y una civilización integrada está naciendo”.

“Una necesidad de una renovación sistemática de la estrategia global es irreversible. Su propósito es la formación de una nueva forma de producción y consumo, que proporcione un balance entre la naturaleza y la sociedad, que supere el abismo entre los ricos y los pobres, y forme una estructura mundial verdaderamente multipolar basada en el diálogo y la asociación de los países y civilizaciones”.

“Europa le ha dado al mundo ciencia, tecnología, cultura, progreso, poder, libertad, y comodidad. Pero hoy en día Europa está degenerándose. Para mantener su vitalidad, los europeos están obligados a aceptar fuerza de trabajo extranjera, lo que causa conflictos interétnicos. La Unión Europea no fue capaz de idear una política eficiente para incorporar a los migrantes a la sociedad moderna”.

“Los problemas económicos y financieros se han convertido en la otra cara de la crisis del sistema de la civilización occidental. Fue causada por la irrefrenable codicia de los bancos y las corporaciones, que continúan presionando a los países a vivir más allá de sus medios. Los flujos de capital virtual de crecimiento rápido, se han salido del control de la sociedad y se han separado del movimiento de la economía real”.

“La brecha entre los más ricos y los más pobres se ha vuelto inconmensurablemente grande. Una aspiración a lograr la máxima ganancia incrementa la agresión, la codicia, y el deseo de asumir el mando. Al afrontar una creciente falta de recursos, los círculos gobernantes de las naciones europeas se están volviendo más agresivos”.

“La revolución informática global amenaza la cultura y la moralidad. La degradación moral, el colapso de la unidad familiar, matrimonios del mismo sexo, adicción a las drogas, alcoholismo, prostitución, y la pedofilia están al alza”.

“La distancia entre el gobierno y el público general y el declive de la confianza en los políticos, está creciendo en los países europeos”.

“Al llegar a su final, el del dominio de la civilización occidental, está apareciendo un nuevo gigante en la arena mundial: Las civilizaciones asiáticas, donde más de la mitad de la población son personas jóvenes con gran potencial humano y recursos naturales, que prefieren un autoritarismo “benévolo” a un pragmatismo moral”.

(61075)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta