La evolución continúa

En cada fase del desarrollo yo recibo una “inyección” y busco la salvación con impotencia. Las dificultades me purifica, humillan mi deseo egoísta, y me trae a la bondad, es decir a la decisión correcta, a la acción correcta. Pero todo esto sucede bajo la lluvia de golpes dolorosos, por medio del camino del sufrimiento.

Por otro lado, yo puedo usar los remedios alternativos (las fuerzas y las situaciones) que me permitan pasar por el proceso de corrección sin tener que esperar los problemas. La diferencia está en mi conciencia, en el despertar y en la determinación hacia el Creador.

Yo puedo arrastrarme y tomar los golpes hasta que ellos despierten  un nuevo deseo dentro de mí en cada paso dado, o bien, puedo generar una necesidad de avanzar por mi cuenta. Sigo buscando el atractivo y el encanto de mi aspiración hacia el Creador y el otorgamiento.

Dejo que este encanto me arrastre hacia adelante con más fuerza que los pellizcos que obtengo desde atrás. Yo seré quién defina la velocidad de mi desarrollo al moverme más rápido de lo que está definido en el Pensamiento de la Creación, que me impulsa hacia adelante. Se nos dice que en este caso yo soy quién “despierta el amanecer, y el amanecer no me despierta a mí”.

En este punto llegamos a la única elección libre que está disponible para nosotros. Se trata de buscar los poderes adicionales para avanzar, además de la Luz y la vasija. ¿Dónde puedo obtenerlos?

Está claro que si no utilizo los poderes alternativos, mi auténtico “yo” ni siquiera existiría. Seguiría siendo una pequeña bestia que evoluciona sólo como consecuencia de los golpes que la naturaleza envía a su manera.

Todos hemos avanzado de esta manera hasta ahora. De alguna manera, pensamos que sólo los niveles inanimado, vegetativo y animado de la naturaleza se desarrollan de acuerdo con las leyes de la naturaleza, pero un ser humano avanza de forma independiente de ella. Pero ¿por qué debería ser este el caso? ¿No está aun en progreso la evolución?

¿Es así realmente que tan pronto como un mono se convirtió en un ser humano, inmediatamente fue excluido de las leyes de la naturaleza? ¿Es factible que seamos impulsados hacia adelante sólo por nuestra propia inteligencia? No. Nosotros somos inteligentes, pero aún así cumplimos con las leyes de la naturaleza, no nos oponemos a ellas. Nuestra amada inteligencia comprende parte indispensable de la naturaleza.

La ciencia moderna descubre los milagros de la adaptabilidad al desarrollo y explica las interacciones entre diversas criaturas: insectos, aves, peces, etc. Sin embargo, nosotros atribuimos todo al instinto y al mismo tiempo continuamos vanagloriándonos de nuestro intelecto. En realidad, nuestro cerebro sólo implementa los instintos de una manera más instintiva. Como resultado, nos destruimos aún más. Los animales son defendidos por mecanismos de protección, mientras que a nosotros se nos priva de un “dispositivo de seguridad” y “enloquecemos”.

(60058 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 7 de Noviembre del 2011, “Matan Torá” (la entrega de la Torá)

Material Relacionado:

Es mejor avanzar por voluntad propia que bajo los sufrimientos
El tiempo de la liberación espiritual
Cómo llegar a ser la corona de la naturaleza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta