Los pasos para triunfar

Nuestro trabajo está dividido en varias etapas. En la primera etapa, la persona está totalmente desconectada del trabajo. Este período dura siglos a lo largo de la historia humana.

Entonces la persona es despertada desde Arriba y comienza a sentir como comienza a crecer dentro de ella un deseo inicial de descubrir el propósito de la creación, al Creador, el sentido de su vida. Comienza a trabajar en esto, viene al grupo, y comienza a estudiar. Mientras tanto, no entiende lo que hace. Al igual que un bebé recién nacido que no entiende dónde está, quién es, ni quiénes son las personas que hay a su alrededor.

Gradualmente avanza hacia estados mejores y más claramente entendidos, aunque al igual que un niño, hace muchas tonterías, sin saber ni sentir. Sigue los consejos de los “ancianos”, de los cabalistas, y repite lo que todos los demás hacen, hasta que poco a poco, empieza a entender estas acciones.

Claramente, ella no aprende por medio de la realización de estas acciones. Más bien, como resultado de estos ejercicios, incluso aunque no sabe lo que está haciendo, atrae la Luz sobre sí misma. Por lo tanto, la persona avanza al igual que un bebé que no necesita saber qué lo hace crecer. Ella se desarrolla de acuerdo al plan de la naturaleza.

Pero gradualmente, empieza a entender cómo debe avanzar y en qué debe centrar sus esfuerzos. Empieza a entender que el avance está en contra de nuestra naturaleza y que debemos poner nuestros deseos a un lado, sin esperar que el cuerpo esté de acuerdo con el avance espiritual. Después de todo, los intereses del cuerpo son absolutamente contrarios a esto.

Por lo tanto, tenemos que buscar consejo sobre la forma de llevar a cabo las acciones que nuestro deseo no apoya y no dar placer a su espíritu. Esto es intencional, y la persona se enfrenta a una resistencia interna tremenda, y no entiende por qué. No entiende cómo es posible avanzar si rechaza de tal manera su deseo. ¿Por qué debería trabajar si ella no llena su deseo de la forma en la que lo ha hecho hasta ahora?

Incluso si yo quiero avanzar en contra de mi deseo, aun así tengo que imaginar alguna recompensa abstracta, por lo menos algo. A menudo actuamos en contra de nuestro deseo en el trabajo, en los deportes, en el llenado de las obligaciones familiares, y así sucesivamente. Aquí, al menos, nos es claro cuál será la recompensa y por qué debemos hacerlo.

Ni siquiera serías capaz de mover un dedo si no sientes que es gratificante. Tu cuerpo simplemente no tiene combustible para realizar la acción. ¿De dónde sacas este combustible?

La búsqueda del combustible, la petición de esta fuente de externa de poder se llama la búsqueda del poder de la fe. La persona no quiere trabajar en su propio combustible, ya que indudablemente su deseo es egoísta, y  realmente necesita un poco de energía externa, de motivación.

Esta búsqueda con el apoyo del grupo lo lleva a la revelación de la Luz que le da el poder para avanzar por encima de sus deseos corporales. Ahora, la persona avanza a fin de no llenar su egoísmo, sino a la Luz de la fe que le permite trabajar por encima de su deseo egoísta.

Aquí, uno tiene que superar constantemente su deseo. Estos pasos se llaman “los cuarenta años vagando en el desierto”, en los cuales la persona recibe el poder para trabajar sin compensación alguna para sus deseos. Sus acciones están por encima de sus deseos y en contra de ellos, y el resultado tampoco va junto con sus deseos debido a que no ve ningún beneficio personal en esto.

Sin embargo, ¡ella puede hacerlo! Sus deseos lo apoyan, aunque todo en ellos se resiste, lo cual es llamado “fe por encima de la razón”. Cuando la persona puede trabajar de esta manera, pasa a trabajar con los deseos reales, e incluso puede utilizarlos en el poder de la fe, sin ningún beneficio egoísta, sino sólo por el bien del Creador.

Es decir, el camino se divide en dos partes. En primer lugar, nos elevamos por encima de nuestro deseo de recibir llamado el “desierto”. Entonces, comenzamos a trabajar con él y entramos en la “tierra de Israel”.

(60785 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/15/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: