Miles de nombres para el amor

El Zóhar, capítulo “Pekudei” (Cuentas), ítem 525: Estos son los serafines de seis alas, que santifican a su Maestro tres veces al día. Son meticulosos con los justos como el ancho de un cabello, y están prestos a castigar, en este mundo y en el mundo porvenir,  a aquellos que desprecian al hombre del cual ellos aprendieron, aunque sea solo una cosa de la Tora y no lo respetan.

Cuando comenzamos a ascender a partir de este mundo a los niveles de conexión espiritual, nuestras relaciones reciben estos nombres santos, ya sea desde el lado del bien o desde el lado del mal. Ya sea que yo ame o que yo odie, y hay miles de nombres que se derivan de mi amor o de mi odio: ángeles, serafines, demonios y espíritus, que vienen del lado izquierdo o del derecho, ya sea por odio o  por amor, y las conexiones entre ellos.

Con todo, dos son las fuerzas de las que estamos hablando. Después de todo, no existe nada excepto la fuerza de la recepción y la fuerza de otorgamiento. Es sólo que en nuestro mundo encontramos de alguna manera nombres simples para ellas, utilizando el lenguaje hablado. Sin embargo, en la espiritualidad ellas tienen nombres exactos, de acuerdo con las acciones que realizan, las fuerzas y el grosor (Aviut) del deseo, que ellas activan, y de acuerdo a los resultados que traen.

Pero en general, las dos formas de nuestras relaciones son tratadas aquí: la atracción y el rechazo, la conexión y la separación. Y entre ellos está nuestro libre albedrío, nuestro esfuerzo y los esfuerzos en el uso de estas dos fuerzas a fin de fortalecer continuamente nuestra vida espiritual Kli (vasija), hasta que todas las fuerzas de la desintegración revelen la conexión entre nosotros, que es 620 veces mayor de lo que fue antes de la ruptura.

(59417 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/1/2011, El Zóhar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: