Necesitamos un nuevo combustible

Necesitamos recibir de Arriba el poder de la fe llamado “arte”. Naturalmente, nosotros por nuestra cuenta no lo tenemos. Y en este camino una persona ve cuán débil es. Está escrito que el trabajo interno “debilita a la persona” porque él comienza a sentir que no tiene nada excepto un deseo egoísta.

Y si supuestamente se las arregla para superar su egoísmo, simplemente significa que un deseo egoísta más grande ha derrotado a uno más pequeño. De esta manera, en lugar de avanzar en dirección de la espiritualidad, se mueve en la dirección opuesta, usando un egoísmo incluso más grande.

Algunas veces las personas son muy exitosas en su estudio, trabajan y estudian mucho, y pensarías que los mueve una gran fuerza de otorgamiento. Pero este no es el caso. Esto simplemente es la gran fuerza del egoísmo porque ven ante ellos un beneficio mayor.

Siempre avanzamos de “Lo Lishmá” (para uno mismo) a “Lishmá” (por el bien del otorgamiento) y actuamos naturalmente con la ayuda de nuestro ego. Pero aun así, nuestra responsabilidad es evaluar nuestra verdadera posición y las intenciones que nos mueven.

Gradualmente, la persona, al ejercer un esfuerzo en el estudio, en la diseminación, y principalmente en el trabajo de grupo, él revela cuán incapaz es de hacer algo. El hombre toma consciencia de su verdadero estado cuando ve que no importa cuánto trate de superar su ego, poniendo todo su esfuerzo en ello, aun así es incapaz de hacer algo consigo mismo.

La persona pasa todo su tiempo trabajando en la importancia de la meta, pero al final, perdió su fuerza y se dio cuenta de su maldad. Entendió que no tenía nada sino su ego y cada momento que pasa es movido por un propósito egoísta. Como resultado, llega a un profundo estado de impotencia, descrito de la siguiente manera: “No hay momento más feliz en la vida de la persona que cuando queda completamente decepcionado de sus poderes y siente una absoluta impotencia, y entonces está listo para una plegaria completa”.

Y una plegaria completa es una petición para adquirir el poder de la fe. Y después el poder de la grandeza de la fe, la grandeza del Creador lo viste, y entonces la persona continúa trabajando, pero con otro tipo de “combustible”.

(60139 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/8/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta