No escuches a los espías sólo muévete hacia adelante

Las etapas del desarrollo del deseo a menudo son llamados “espías”. La persona que está bajo la influencia de la Luz y siente frustración y debilidad; está en desacuerdo con la Luz, con su programa, y con su propia meta. Ella está disgustada con su deseo, con sus cualidades naturales, y con la ayuda que la Luz le da. Llega a un estado en el que todo su poder le es arrebatado.

Sin embargo, estas impresiones son necesarias para que nuestro deseo determine lo que le falta para llegar a ser similar a la Luz porque en el interior del deseo, por supuesto, no hay poder independiente o mente. No hay nada más que una reacción a la Luz. El deseo de recibir está construido como un sello de la Luz. Todo lo que existe en la Luz está ausente en el deseo, lo cual significa que el deseo no es más que “ausencia”.

Sin embargo, la Luz existe; esta es “existencia”. Así, la abundancia de todo, todo lo que adquiere el deseo de recibir, es la comprensión de la diferencia entre “existencia” y “ausencia”. Algo de lo cual carece a fin de añadirlo a sí mismo es un Masaj (pantalla) que el deseo utilizará para alcanzar el grado de la Luz.

Sin embargo, los espías revelados dentro de nosotros, quienes maldicen la creación, al Creador y al deseo de recibir creado por El, son estados que nos ayudan a avanzar. Solo tenemos que tratar de ganar fuerza con la ayuda del grupo, del entorno. Avanzando juntos con ellos, podemos superar a los espías.

(61002 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/17/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: