Preparación para comenzar la vida

Escritos de Rabash, “No hay santidad superior que la del Creador”: Lo más importante es alcanzar el grado de embrión espiritual. Al igual que en la corporeidad, a la vez que la mujer queda embarazada, es definitivo que también dé a luz. Pero todas las preocupaciones están enfocadas en el hecho de que la mujer necesita quedar embarazada. Así es en el trabajo espiritual. Lo más difícil es que nosotros entremos en el estado de embrión espiritual, es decir, que recibamos dentro de nuestro deseo de disfrutar otro deseo llamado el deseo de otorgar.

Cuando el hombre merece convertirse en embrión espiritual, es decir, cuando el deseo de otorgar entra en el deseo de recibir, significa que el Creador confina una forma dentro de la otra forma. Y es una gran innovación, un milagro real, porque esto es en contra de nuestra naturaleza. Y sólo el Creador puede cambiar la naturaleza, no está en las manos del hombre.

Y esto es realmente una gran innovación para la persona que descubre que estos cambios dentro de sí mismo. Cuando la persona pasa por estas etapas en el trabajo espiritual, la fuerza superior construye en él diferentes formas y formas dentro de las formas. Como resultado, cuando la persona descubre las formas que se despiertan en él, él se construye a sí mismo.

La fuerza superior funciona, y nosotros somos el resultado de su acción, de la obra del Creador. Nuestro trabajo es tratar de descubrir Su obra, es decir, las nuevas formas que se crean dentro de nosotros.

Una “forma” es una intención por el bien de otorgar. Y después, aparece una forma adicional: el deseo de recibir, que adopta la forma de otorgamiento y recibe por el bien del otorgamiento. De la conexión y la integración entre las diferentes formas, una por una alcanzamos al Creador, como está dicho: “Por Tus acciones Te conoceremos”.

Todos estos cambios ocurren en nuestra sustancia, y nosotros las alcanzamos. Después de todo, nuestra sustancia es el deseo, por lo tanto nosotros sentimos los cambios por los cuales esta pasa: bueno o malo, en relación con nosotros o con los demás. De esta manera, la persona construye su respuesta a las formas que él atraviesa.

Cuanto más él mismo eleva por encima de sus sentimientos con el fin de ser un observador que no depende de sus sentimientos, más rápido descubre la naturaleza íntima de esta acción, sin conexión con la sustancia. Este es el significado de “fe por encima de la razón”.

Si sólo busca las nuevas formas y se abre hacia ellas, sin impedirlo, pero se eleva por encima de sus sentimientos y deseos de descubrir las formas de otorgamiento, entonces se convierte en socio del Creador en este trabajo. Y entonces la persona comienza a moverse con el Creador y hace exactamente los mismos movimientos.

Incluso precede al Creador y se prepara de antemano para todos los cambios que están a punto de ocurrirle a él en cada momento. Esta preparación acelera su progreso y le obliga a recibir con alegría cada forma que viene a él, agradable o desagradable. De hecho, él ya se había elevado por encima de sus sentimientos y deseos egoístas y ahora se identifica sólo con las formas de otorgamiento.

Esto es llamado alcanzar el Masaj (pantalla), la fuerza para superar los sentimientos negativos dentro de los propios deseos egoístas.

(60535- De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/13/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: