Se nos ha dado una segunda oportunidad

Probablemente has escuchado que el Arí, una vez dijo a sus estudiantes: “Si subimos a Jerusalén hoy, vamos a ser capaces de llegar a la final de la corrección (Gmar Tikkun). ¡Reunámonos en una hora y subamos hasta allí, continuemos de esta manera!

Cuando los estudiantes comenzaron a reunirse después de una hora, uno de ellos dijo que él no pudo llegar por una razón, otro por otra razón, la mujer del otro no lo dejó ir, y el otro no pudo ir debido a los hijos, o debido a alguna enfermedad o algún otro problema. Y por lo tanto no ascendieron al estado de Gmar Tikkun.

No entendemos cómo estas interrupciones pudieron hacer que los estudiantes del Arí no alcanzaran el estado exaltado de Gmar Tikkun. Pero tampoco entendemos los obstáculos que se le dan a la persona desde Arriba para que ella se acerque más a la corrección.

No somos ni más fuertes ni más especiales. Nosotros somos en realidad los más débiles con respecto a todas las generaciones que nos precedieron. Pero estamos viviendo en tiempos muy especiales, y estos tiempos requieren una gran corrección, ¡que es posible realizar! Por lo tanto, incluso si no somos dignos de ella, si no somos lo suficientemente fuertes o no entendemos realmente lo que estamos haciendo, aun así la fuerza superior nos une y nos empuja hacia adelante.

Así que no debemos olvidar lo que tenemos que hacer. ¡Debemos intentarlo tan fuertemente como nos sea posible! Y el Creador terminará este trabajo por nosotros.

(61180- De la Lección 1, Convención Arvut en el desierto de la Arava del 11/18/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: