¿Solo un deseo? No es suficiente…

Pregunta: ¿Cómo podemos explicar a los amigos que es imposible lograr la corrección por uno mismo y que necesitamos un grupo?

Respuesta: Esto es lo que nuestras fuentes dicen. Yo sólo tengo una vasija rota, así que ¿qué debo hacer con ella? Tengo que absorber los deseos de mis amigos con el fin de atraer la Luz que Reforma.

Junto con los amigos nosotros elevamos una plegaria común, y como resultado recibimos la fuerza de la corrección. No seré capaz de recibir esta fuerza, si estoy solo. Son necesarias al menos diez personas para alcanzar dicho objetivo. Sólo entonces podremos empezar a conectarnos unos con otros y a construir la vasija común entre nosotros.

Parece que estamos juntos ahora, pero en realidad no es así. Entonces, ¿cómo podemos unirnos? Nosotros activamos la fuerza de la oración mutua para eso. Ninguno trabaja por su cuenta. El deseo común de corregirnos a nosotros mismos nos conectará, y en este queremos revelar la fuerza especial que habitará entre nosotros, para revelar la Luz, al Creador. Cuando Él se manifieste, cada uno de nosotros va a desaparecer como una entidad aislada, y surgirá un deseo lleno con una Luz.

¿Puedo revelar la fuerza del otorgamiento por mí mismo? ¿Qué o a quién seré capaz de otorgar? Yo también debo simplemente tener alguien más allí. Mi punto en el corazón (•) es mi primer impulso para la corrección, es decir, para conectarme con alguien. Esto significa que tengo que absorber su deseo. Entonces tengo dos deseos: el deseo de alejarme del egoísmo y el deseo de acercarme al otorgamiento.

Así que tengo que recibir el deseo espiritual de mi amigo y adjuntarlo al mío. Sin esto yo realmente no querré otorgar. Esta es la única manera que tengo de elevar MAN, una petición por la corrección.

“La multitud mínima son dos”, pero en realidad, dos no es suficiente. Cuantos más amigos estén a mi alrededor, más oportunidades tendré que quedar impresionado, para unir sus poderes a mí, y demandar corrección. Con esto quiero decir, que demando la conexión con ellos. Puedo proporcionar el “territorio” en el que se llevará a cabo la conexión, mis deseos por lo que debe tener lugar aquí, y nuestra fuerza común. En resumen, tengo que preparar el “molde” más correcto. Este puede realizarse únicamente juntos. Todo nuestro trabajo se lleva a cabo en el grupo.

Además, las mujeres también apoyan este grupo, y la sociedad humana lo rodea por el exterior. Estos factores también tienen un efecto positivo o negativo que nos empuja hacia la conexión.

Pregunta: ¿Qué se siente cuando la Luz llena nuestro deseo?

Respuesta: Uno de los puntos soy yo. Todos juntos somos nosotros. El amarillo en el dibujo simboliza nuestra conexión, y el color rojo simboliza la fuerza superior, el Creador. Tenemos que unir a Israel, la Torá, y el Creador en uno solo, y esto tiene que revelarse en nuestro sentimiento. El Creador es la fuerza superior, la fuente. La Torá es la unidad, la vasija. Y nosotros somos las piezas que nos movemos hacia la unidad.

 

Esperemos que tengamos éxito en esto.

(60797 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/15/2011, “Arvut” (Garantía mutua)

Material relacionado:
¿A quién debo orar?
El amor de los amigos es nuestro tesoro común
Activa al grupo

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta