Sólo un tonto se muerde a sí mismo

La Luz que Reforma reacciona incluso ante el esfuerzo y la aspiración más pequeña de la persona. Sin embargo, esta no reacciona ante alguien que sufre y se muerde a sí mismo, como se dice: “el tonto se sienta cruzado de brazos y se come a sí mismo”. En este caso, la Luz Circundante no brilla. Tú tienes que aspirar a elevarte hacia el próximo grado por lo menos hasta cierto punto mientras la Luz actúa de acuerdo a este deseo. De esta forma te “conectas” con esta Luz.

Sin embargo, si no tienes el deseo de elevarte, no hay nada en lo que la Luz pueda vestirse. Esta brilla, pero no hay suelo debajo de ella para trabajar. Tú constantemente debes presentarte ante ella con un deseo que quieres corregir, para abrirla ligeramente. Entonces tendrás algo con qué capturar  la Luz, la cual siempre existe.

(60303 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/10/2011, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta