Todo está listo para la corrección

La preparación ya ha sido hecha desde Arriba, en la parte de la naturaleza, el Creador, para cada persona de acuerdo con la raíz de su alma, de modo que él sea capaz de conectarse con las otras almas, y así poder corregir la ruptura, y  realizar su corrección individual. De esta manera cada uno de nosotros cumple con todos los preparativos hechos para él o ella, incluidos en la raíz de su alma.

De acuerdo con esta preparación previa, las personas se encuentran en situaciones diferentes: Algunos despiertan a la espiritualidad más, otros menos, y hay quienes no despiertan en absoluto.

No hace ninguna diferencia si en el ínterin la persona se preocupa sólo de sus deseos corporales, o si se pierde en ideas imaginarias sobre la espiritualidad, que lo llevan fuera de la ruta de la verdad; si está más cerca del trabajo espiritual, o si ya está en el camino correcto y ya ha iniciado la elevación en la escalera espiritual. Nos dieron a cada uno las mismas condiciones que fueron preparadas inicialmente desde Arriba. Ellas fueron creadas como resultado del descenso de los mundos, de la ruptura de los deseos, y de su incorporación en los demás. Por lo tanto, toda persona, en cada momento, tiene libre albedrío.

El sistema de los mundos superiores se extiende desde el mundo del Infinito, y a través del mundo de Adam Kadmon y de la ruptura de las vasijas, llega al mundo de Atzilut, creando los mundos de BYA. Entonces Adam Ha Rishon (el primer hombre), el alma única general, la parte interna de los mundos de BYA, el deseo interno de toda la creación, nace en ellos.

Entonces Adam Ha Rishon también se rompió, y todas sus partes se entremezclaron: El deseo de recibir y el deseo de otorgar, Galgalta he Eynaim y AHP, se incorporaron uno en el otro y cayeron. Todo esto sucedió para permitir las mejores condiciones para el trabajo.

Cuando el proceso de incorporación mutua de las almas se ha completado (de lo cual nos habló el Arí en su tiempo), la corrección del mundo comienza. Por lo tanto, debemos entender que todos los acontecimientos en el mundo son sólo el resultado de nuestra falta de corrección, de nuestra incapacidad para ejercer el libre albedrío a tiempo, y nuestra negativa a utilizar las condiciones que fueron preparadas para nosotros por adelantado.

(58649 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/25/2011, Escritos de Rabash)

Material relacionado:
Momentos de Cabalá- “Dictado de la naturaleza”
Cómo llegar a ser la corona de la naturaleza
Aproxímate a la Luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta