Un juego de un estado superior: Primero todos tocamos desafinados

Baal HaSulam,  “Matan Torá” (La entrega de la Torá): Hay dos tipos de relaciones: con el Creador y con el hombre. Y ambas están destinadas a llevarnos a la meta: a la adhesión. La persona que actúa de forma altruista no siente ninguna diferencia en su acción entre el amor por el prójimo y el amor por el Creador, ya que todo lo que hay por fuera de su cuerpo parece ser irreal en su percepción.

Así pues, yo existo en una realidad imaginaria rodeado de otras personas en el planeta Tierra, en el Universo. ¿Por qué me imagino la realidad de esta manera específica? ¿Por qué estoy hecho para percibir específicamente de este forma? Esto se debe a la falsedad de esta “imagen” corresponde absolutamente a la forma en la que yo deformo la realidad actual. Cuanto mayor sea la mentira, más lejos estoy de la verdad.

Y luego, al estar en la situación actual, yo adquiero el deseo de revelar la esencia de la vida, de comprender la razón de vivir y el significado de mi existencia. Quiero elevarme por encima de la falsedad y ver la verdad detrás de ella. Si es así, un día, mi realidad tendrá que cambiar.

¿Cómo lo logramos? Queremos imaginar la situación real con el deseo que ha despertado en nosotros. Uno no puede vivir sin el consejo de los cabalistas aquí. No somos capaces de hacer nada por nuestra cuenta sin que ellos nos ayuden en la evaluación de nuestra dirección. Después de todo, estamos sumergidos en la oscuridad y la confusión, y no tenemos ni siquiera un poco de la verdad, sino una chispa del deseo de los recién nacidos. Sin embargo, este nuevo impulso representa sólo un punto, no un vector que pueda mostrarnos el camino. Por esta razón, debemos recurrir a los medios correspondientes con el fin de encaminarnos hacia la correcta dirección.

Si me imagino al mundo como yo mismo, como un todo unificado, esta es una imagen adecuada. Sin embargo, no soy capaz de formar esta actitud dentro de mí por mi cuenta. Yo no soy capaz de imaginar que otras personas, fuerzas y fenómenos de la naturaleza inanimada, vegetativa y animada son parte de mi deseo, porque en mi percepción, ellas son representadas como algo aislado, separado y, a veces distante, opuesto, y odioso para mí.

Por esta razón, el método que nos conduce a la verdad es el grupo en el que yo debo trabajar. A pesar de que veo a mis amigos como absolutamente diferentes y opuestos, juntos nos esforzamos hacia un estado corregido, verdadero. Juntos, debemos trabajar para hacer que  la corrección y la verdad sean una sola cosa.

De aquí viene la necesidad de una actitud apropiada hacia el estado final, verdadero, llamado el “Creador” o el grupo. Yo alcanzaré la verdad bajo la condición de que en vez de interactuar con el hasta el momento imaginario Creador, interactúe con un grupo real, y juntos, nos imaginemos a nosotros mismos en el más alto grado.

Nosotros podemos hacernos cargo de este trabajo. Avanzamos hacia un estado común, verdadero al acercarnos cada vez más a los deseos de nuestros amigos en los cuales podemos unirnos. Entonces nuestras acciones externas de acercarnos cada vez más, nos llevarán a una cercanía interior de un solo deseo.

Nuestro mundo es una proyección de fuerzas espirituales. Las percibimos como imágenes físicas y creamos las condiciones para la unificación de nuestros deseos que se funden en uno al unirse con los esfuerzos comunes en nuestro camino común dentro de un solo sistema. Nosotros realmente podemos empezar sin nada, solo con acciones corporales, físicas, incluso con acciones falsas, pero productivas. Uno puede manejarlo inicialmente sin la intención, en un grado bajo. El primer acorde puede ser desafinado, pero aun así cuenta. Por esta razón no nadie puede decir que a él no se le dieron las riendas para que se trajera a sí mismo a la corrección.

De esta manera, la relación entre las personas es más importante que la relación con el Creador. Por un lado, tengo un pequeño grupo que quiere revelar el mensaje, el método de corrección. Por otro lado, tengo a la inmensa humanidad, que de manera inconsciente la espera la unidad.

Al final, la humanidad debe recibir este método de nosotros de una forma preparada, con los parámetros de relación estrictamente descritos. Sin embargo, antes que la crisis y la impotencia pongan de manifiesto la necesidad real de la unidad entre las personas, no hay ninguna razón para revelar el método. Esta es la razón por cual la Cabalá está oculta.

(60247- De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/9/2011, “Matan ” (La entrega de la Torá)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: