¡Recibirás más de lo que pediste!

Pregunta: ¿Por qué nos esforzamos en un lugar y encontramos el resultado en otro lugar?

Respuesta: Yo me esfuerzo en cualquier lado que pueda, yo trabajo con lo que tengo: conmigo, con el grupo, con el maestro, y con los libros. Hago todo eso de manera egoísta.

Me esfuerzo para mí mismo, en Lo Lishma (no en Su nombre), debido a mi deseo de ganar: de descubrir el mundo superior, al Creador, ¡de modo que todo sea a favor mío!, Por supuesto, no hay otra manera. Yo sólo pienso acerca de mi mismo, ya sea que me dé cuenta de eso o no,  así es.

Aunque yo exija: “¡Dame, y quiera llenarme, aun que yo trate con algo que es tan especial, se hace lo contrario, se invierte y yo recibo algo que yo no pedí!

Después de todo yo no pedí el verdadero otorgamiento. No puedo pedirlo, pero lo recibo. Ese es todo el ardid: es decir ¡como si nosotros hubiéramos sido engañados! Pero no lo sabemos, y sigue esta mentira.

Así es como el Creador nos ha creado, pero tú tienes que seguir las condiciones adecuadamente, como en una receta: Toma 10 gramos de aquí, 10 gramos de ahí, mézclalos y tómalos y esta será tu medicina.

 Esto es lo que dicen los cabalistas: Tú tienes un grupo, un maestro y los libros. Tú tienes que organizar todo eso en tu trabajo, con una intención especial. ¡Ocuparte con ello y eventualmente recibirás algo!

¿Pero qué recibirás? Aun cuando tú no pidas por el otorgamiento (después de todo nosotros sabemos quién eres y lo qué eres), si tú cumples todas  estas condiciones adecuadamente, esto funcionará y lo recibirás.

Así es cómo trabaja y por esta razón se le llama Segula (un remedio milagroso). Incluso los ángeles se quejaron con el Creador porque Él le dio a la gente algo que no había pedido. Pero este es el modo en que trabaja el sistema.

(64413 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/27/11, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: