¿Por qué me siento bien?

Pregunta: Este año no sentí un descenso después de la convención. ¿Hay algo malo en mí?

Respuesta: Las subidas y bajadas no se miden en sí mismas, sino por las sensaciones. Baal HaSulam dice que la persona rustica puede robar abiertamente ante todo el mundo, creyendo que es aceptable, ya que “todo el mundo roba”. La persona más refinada, sigilosamente se llevará algo que no le pertenece y sentirá “que no es para tanto”. La persona aun más sensible será incapaz de poseer algo inmerecido.

Por lo tanto, tú compruebas y determinas la magnitud de la bajada en ti mismo. Esta no tiene que ser un golpe, después del cual tu apenas puedes recuperarte. Basta con sentirte un poco desinteresado de la emoción que sentimos en la convención, y con esta disminución en el entusiasmo tú ya ves esto como un descenso.

Es lo mismo en los niveles espirituales: Se recibe un golpe leve, pero se siente como un dolor real. “¿Quién me dio este golpe? ¿Por qué y para qué?”. La cantidad se transforma en cualidad; de lo contrario, no seríamos capaces de soportarlo. Nosotros siempre avanzamos con la ayuda de adiciones cualitativas.

Así que trata de aumentar la sensibilidad de tu estado actual con el fin de experimentarlo como lo peor. Entonces comenzaras a ascender: “¿Por qué me siento bien? Todo está bien y nada me daña. Bien, así que ¿me estoy chequeando a mi mismo de acuerdo a sentimientos bestiales? ¿Estoy conectado con los amigos como lo estaba en la convención? Pero no me importa. ¿Esto significa que me he vuelto indiferente y le di la despedida en la convención?”

Empieza a buscar en ti mismo y verás que estás en un estado mucho peor que los descensos anteriores: “La última vez me sentí muy mal y estaba a punto de explotar. Y ahora estoy en un descenso y me siente bien. Entonces yo estaba enfermo y quería ponerme bien, levantarme. Incluso si los maldije a todos, aun así, quería algo. Hoy me siento satisfecho, como si me hubiera retirado y librado de todas las obligaciones. Soy un cadáver viviente”.

Este es el descenso más profundo. Despertando tales fuerzas causaras un dolor no menor que el dolor sentido antes. Es muy difícil, y sentirás que no puede subir por medio de tus propios poderes. Esto significa que tienes que retornar al grupo para que los amigos comiencen a trabajar en ti y te inspiren la importancia de la meta. Cuando tocas su unidad y amor, sientes cuán grande es tu bajeza.

En general, nuestro estado posterior a la convención es, de hecho, diferente de aquel al  que estamos acostumbrados. No es el mismo sentimiento malo que muchos sentían en el pasado. Hoy en día se requiere un examen cualitativo. La persona puede sentirse bien, y no estar viendo ninguna razón para el avance. Pero no te dejes engañar, trabaja.

(63330 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/16/2011, “La Paz”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta