entradas en '' categoría

Una oportunidad para entrar al mundo superior

Pregunta: ¿Cómo puede el grupo ver a un amigo que tiene la oportunidad de ir a la convención, pero que su egoísmo le impide ir?

Respuesta: Es una pena que una persona pierda esa oportunidad. Ella simplemente no entiende lo que está perdiéndose.

Debemos entender que para cada uno de nosotros, el Creador provee ciertas circunstancias. Dentro de estas circunstancias, debemos realizar nuestra capacidad al máximo.

Por supuesto, uno debe sopesar la situación y asegurarse de que no va a perder su trabajo, a gastar todos sus ahorros para comprar un tiquete, o a entrar en un conflicto con su familia. Sin embargo, después de arreglar las cosas, si la persona ve la oportunidad de ir a la convención, pero no va, no está aplicando el esfuerzo necesario para entrar en el mundo superior.

Tal persona no debería quejarse con nosotros, con el Creador, no con alguien más. La mayoría de las veces, las personas como esta nos dejan. Ellos tratan de justificarse culpándonos y culpando nuestro método, y en última instancia, ellos se van.

(62365 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 27 de Noviembre del 2011)

Material Relacionado:

Una mujer hermosa, una casa hermosa, y hermosas vasijas
Escuchando la melodía del mundo espiritual
Un mensajero entre dos polos

Diciembre 8 del 2011, en la noche

Pregunta: Se nos dice: “El final de una acción está en su pensamiento inicial”. ¿Puede usted hacer un dibujo del final del último día de la convención, una imagen completa de todo, con el Majsom (barrera)?

Respuesta:

No tengo nada más que decir.

Se realizará la plena garantía mutua entre nosotros, en la que descubriremos el sistema de interconexión mutua entre las almas. Esta ya está inculcada en nosotros, y nosotros sólo tenemos que descubrirla en su nivel más bajo. Esto será suficiente para entrar en el primer grado espiritual y para empezar a otorgarle la Luz al mundo. Gracias a esto, otras personas también empezarán a descubrir los cables de conexión mutua entre ellos, y así curaremos a todo el mundo. La humanidad detendrá su caída dura y empinada e inmediatamente veremos que hay una solución.

Esto se debe a que la crisis actual es en realidad una gran oportunidad para elevarnos, y la gente lo sentirá de inmediato. El sistema de conexión mutua será revelado entre ellos, y ellos podrán entender dónde está la solución y por qué está ocurriendo todo esto.

Espero realmente que esto es lo que sucederá. Por nuestra parte tenemos que añadir sólo la intención: queremos realizar todo eso para llegar a ser iguales a la fuerza superior, con el fin de pagar al Anfitrión con la misma bondad que Él quiere darnos.

(62256 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de Diciembre del 2011, “La esencia de la religión y su propósito”)

Material Relacionado:

Purificando la intención
¿Por qué la espiritualidad no se alcanza individualmente, sino por medio de la garantía mutua?
Dos niveles de arvut (garantía mutua)

Reconstruyendo el sello por medio de la impresión

Muchos artículos de Baal HaSulam están dedicados a un tema: la actitud del hombre hacia el mundo, cómo revelar la verdadera realidad. Esto también se plantea la preguntas de quiénes somos. Somos un cierto tipo de energía que asume una forma en nuestras sensaciones a las que estamos acostumbrados, y esta forma está compuesta de cuerpos duros, vivos y cálidos que asumen un lugar y esto se conoce como espacio. Así es como nos percibimos.

¿Es esta la sensación adecuada? Y ¿hay un criterio objetivo? ¿Tal vez todo es relativo, y todos ven su propia imagen en función de sus sentidos? Rabash da el siguiente ejemplo: Todo lo que vemos como una mesa, es algo diferente ante los ojos de un ángel. Todos descubren el mundo de acuerdo a sus instrumentos de percepción.

En general, gracias a los artículos de Baal HaSulam, nosotros estamos acercándonos a la percepción de determinado objetivo. Con este propósito nos elevamos por encima de nuestro deseo de recibir y adquirimos el deseo de otorgar. En otras palabras, formamos el deseo de otorgar a partir del deseo de recibir en nosotros, y entonces revelamos la realidad que nos creó.

Una fuerza especial me creó en la forma del deseo de disfrutar. Cuando a cambio de ello yo lo convierto en el deseo de agradar a otro, entonces es como si yo asumiera la forma de Aquel que me creó. Es de esta manera que la persona asume la forma de “Hombre”, es decir similar al Creador.

Yo revelo un mayor deseo de disfrutar en mí y puedo convertirme en mi opuesto, hasta que yo trabaje todo lo que existe en mí. De esta manera, revelaré totalmente a mi Hacedor de acuerdo con el principio de “por Tus acciones Te conoceremos”. Esto es así porque yo soy Su acción. Y cuando yo me vuelvo mi opuesto, yo lo revelo a Él. Además, como está escrito, revelo todo dentro de mí, como se nos dice, “ven y ve” (Bo y Reh). Este es el Creador (Boreh).

Este es nuestro curso, así llegamos a Su revelación y a la revelación de la realidad en general. En otras palabras, en realidad, toda la multitud enorme de sus partes, es la criatura, o yo mismo. Y tengo que convertirme yo mismo en la intención por el bien del otorgamiento.

Algunas de mis partes yo las percibo como mi propio cuerpo, y otras partes las veo como los demás. Sin embargo, ellos también son mis deseos. Me parece que esos otros deseos están lejanos de mí, y al final, ellos forman mi imagen del mundo. Todo esto debo convertirlo en otorgamiento. El fruto final de este trabajo se convertirá en mi Creador. Él me creó, y yo lo creo, lo formulo a Él, al reconstruir el sello por medio de la impresión.

Al principio nos parece que una multitud de fuerzas ajenas operan en el mundo. Entonces descubrimos que esto no es realmente de la manera en la que creemos, sin embargo, hay una conexión. Lluvia y viento, calor y frío, mi familia y yo, amigos y enemigos… Hay muchas fuerzas, y yo soy indiferente a algunas de ellas, mientras que otras tienen un mayor o menor significado para mí.

Entonces las divido generalmente en buenas y malas, y entonces, todas las buenas las relaciono con una buena fuerza, y todas las malas, con una fuerza mala. De esta manera aparecieron la mitología y una multitud de dioses, que con el tiempo se han reducido a tres, dos, o uno….

Y hoy el mundo entero está uniéndose en un todo ante nuestros ojos. Una naturaleza integral, indivisible en fragmentos, similar a las ciencias, se me está revelando. La sociedad humana, la ecología, todo lo que está convirtiéndose en uno. Estamos cambiando nuestra percepción de la realidad.

(62399 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 2 de Diciembre del 2011, “La Paz”)

Material Relacionado:

El nombre del creador significa “ven y ve” (avanzado)
Abriéndonos camino hacia el creador.
¡Llega a ser tu propio creador!

Escapando de la muerte verdadera

Pregunta: Hoy en día, el grupo de Nueva York estará diseminando en Wall Street. ¿Cómo podemos utilizar esta acción para sentir que somos “uno”?

Respuesta: Tenemos que ayudarnos unos a otros y estar con ellos en nuestros pensamientos. Estoy muy contento de que haya un núcleo muy fuerte que siempre trabajan en Wall Street. Espero que los otros grupos que hay alrededor de Nueva York y los estudiantes individuales pronto se unan a esta acción, y que todos ellos se unan al final.

Espero que se reúnan para la convención y participen junto con nosotros en las mismas actividades, olvidando todas las diferencias y la animosidad personal. Todo esto tiene que dejarse de lado como si no existiera. Sin embargo, no hay que anularlo. Simplemente hay que elevarse por encima de la animosidad, separarse de ella, y hacer una restricción sobre ella.

Durante un tsunami, un terremoto o un incendio grande, todos los animales huyen juntos, y ninguno de ellos ataca a otro. El objetivo principal es escapar de la muerte verdadera. Ahora, tenemos que actuar de la misma manera. Olvidar todos los desacuerdos, juntarse, y unirse a los eventos de la convención.

Participar en la difusión de nuestros materiales es lo más importante. Seremos elevados desde Arriba únicamente al hacerle entender al mundo que nos necesita. Si el mundo no nos necesita, no nos moveremos, nada sucederá con nosotros.

(62356 – De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 27 de Noviembre del 2011)

Material Relacionado:

Arvut de wall street al estilo boston
¿Quién es el último en la línea en la tarea de pelar cebollas?
Los amigos de mi punto en el corazón

La convención comienza con nuestra demanda

Pregunta: Estamos acercándonos a la última fase antes de la convención. ¿Cómo mantenemos la intención?

Respuesta: En primer lugar, no estamos despidiéndonos, todos estamos juntos. De hoy en adelante debemos prepararnos al máximo para la unificación, debemos elevar la unidad y vivir en ella ahora. A diferencia de una lección en la escuela, la convención no comienza con el timbre de la campana. Ya está flotando por encima de nosotros, y nuestros amigos de todo el mundo ya están respirándola. Tenemos que prepararnos más y más. Debemos hacer un esfuerzo hacia la unidad, y cada día debe ser un logro para nosotros al igual que en el desierto de la Aravá.

Por supuesto, también habrá descensos. Nunca tuvimos un primer día exitoso en una convención. Incluso después de la explosión de emociones en el programa cultural, la gente no quería regresar a la mañana siguiente. Y esto es bueno. No puede ser de otra manera.

Así que esperemos que en los próximos días vamos a pasar por toda la preparación necesaria, incluyendo el desorden, el rechazo y el resentimiento, para que luego, durante los tres días de convención nos llenen de inspiración y unidad. Ahorremos tiempo, tenemos todos los medios necesarios para ello. Esta vez hemos realizado una preparación inmensa, una preparación interna en particular.

La clave es la confianza. Que cada persona sostenga a su amigo, de lo contrario el Kli común se dividirá en partes. Agárrense unos a otros y no se suelten.

(62403 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 2 de Diciembre del 2011, “La Paz”)

Material Relacionado:

Purificando la intención
El espíritu de unidad está llamando a nuestros corazones
La correcta entrada a la convención

Lección diaria de Cabalá – 12.11.11

Escritos de Rabash “El propósito de la Sociedad”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Bereshit” (Génesis), “Y la tierra era Tohu (caos)”, ítem 17, Lección 10

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Rabash, Carta # 40

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Nazcamos más rápido

Pregunta: Usted ha dicho que estamos en el proceso del nacimiento espiritual. ¿Cómo podemos completar este nacimiento, y una vez que se haya completado, cómo nos aferramos a este estado y contribuimos a un desarrollo posterior?

Respuesta: El proceso de nacimiento consta de dos fuerzas: la fuerza del feto mismo y la fuerza de su madre. La fuerza externa que empuja al nacimiento, y la fuerza interior se conectan en un solo deseo. Entonces, estamos a listos para nacer.

Lo que nace de nosotros es nuestro deseo único, común u completo de percibir la realidad que ya existe entre nosotros, pero que está oculta por nuestro egoísmo. La Cabalá es llamada la sabiduría secreta, porque revela lo que está oculto de nosotros.

Necesitamos fuerzas externas que nos impulsen para revelarla. Ya sea que la naturaleza cumpla esta función, o que nosotros generemos esta presión mediante la creación de nuestro entorno. Es preferible que la parte femenina de nuestro encuentro nos proporcione la presión externa para que nosotros, la parte masculina, seamos obligados a unirnos. Todas nuestras aspiraciones privadas de revelar la realidad más elevada, se volverán una aspiración.

Entonces, revelaremos esta realidad y naceremos en un mundo nuevo, similar a la forma en la que nacemos en nuestro mundo. Yo puedo sentir por las preguntas, deseos, pensamientos, flujo común, espíritu y estado de ánimo, que los participantes en la convención están empezando a sentir esta realidad que ha aparecido sobre nosotros.

(62739 – De la Lección 7, Convención mundial Arvut del 12/8/2011)

Nunca puede haber una última lección

Hemos hecho un gran esfuerzo de preparación. Tuvimos grandes esperanzas y expectativas, y nos quedamos en un abrazo maravilloso durante los tres días de la convención. Todo esto continúa y continuará.

Sin embargo, aun hay personas entre nosotros que consideran que esta lección es la última. Pero, ¿no nos encontraremos mañana en nuestras lecciones diarias? Por esta razón no hay primeras ni últimas lecciones, sino una cadena continua de desarrollo nuestro.

Es sólo cuando alcanzamos una conexión aún mayor en nuestras reuniones que tenemos que borrar la conexión alcanzada, sin dispersar la calidez lograda que reina entre nosotros. Nosotros debemos aspirar a una sensación de inmersión aún mayor dentro de  la nube de calidez, reciprocidad, unión, y abrazo común y continuar todo esto en la vida.

Mientras aparecen descensos, nos conectaremos con el mismo abrazo, haciéndolo aún más fuerte que durante la convención. Después de todo, deben participar dos fuerzas en el nacimiento espiritual: Hay una fuerza que nos forma, que nos restringe, y una fuerza que nos empuja hacia el nuevo mundo. No naceremos sin que estas luchen dentro de nosotros.

Es por eso que tenemos que acostumbrarnos a la sensación del amor y la contradicción. Al manifestarse en nosotros la distancia y unión al mismo tiempo, experimentamos nuestro nacimiento espiritual entre ellas.

(62746- De la Lección 8, Convención mundial Arvut del 12/8/2011)

Es libertad de la esclavitud, no desempleo

Necesitamos un cambio muy grande, una verdadera revolución interna, así como una transformación externa, una organización completamente nueva de la sociedad humana. Tendremos que ir a través de él, ya sea de manera forzada, bajo presión y desesperanza, o entendiendo hacia dónde vamos y que no tenemos otra opción, antes que nos veamos obligados a hacerlo.

Después de todo, no estamos tratando con personas desempleadas. Estamos tratando con personas que no tienen necesidad de hacer un trabajo inútil, todos juntos y cada uno de ellos de manera individual. Además de proveer para las necesidades de la vida para las cuales tenemos que proveer por nosotros mismos, todo lo demás debe ser dedicado a la meta de nuestra existencia.

Esta es la pregunta esencial: ¿Para qué vivimos? Ahora este es el centro del escenario. Toda nuestra vida se organizará de acuerdo con esta pregunta principal, y a la que dedicaremos la mayor parte de nuestro tiempo, además de hacer las cosas esenciales para proporcionar lo necesario para nuestra existencia.

En otras palabras, la pregunta no es cómo mantener ocupados a los desempleados. Tenemos que ver al mundo en un estado opuesto. Por lo tanto, nuestro enfoque debe cambiar por completo. Todo el pasado se vendrá abajo. Nosotros debemos empezar a construir un entorno, todas las organizaciones, las estructuras y las relaciones humanas, una manera diferente.

Cuando me encuentro con un amigo, ya no le pregunto dónde trabaja, refiriéndome al patrón al cual pertenece, tales como una empresa de alta tecnología, un banco, un garaje, o cualquier otro lugar donde él pasa el día entero de trabajo . El trabajo de uno ya no será tan importante, este se convertirá en una simple necesidad de atender las necesidades de la sociedad. El hombre dedicará varias horas al día a este y recibirá todo lo que necesita, como todos los demás. Esto a condición de que avance y llene las horas principales de su tiempo en el alcance de una meta que sea digna del hombre.

En cambio, yo podría preguntarle donde estudia, en qué grupo, y en qué nivel. Yo lo trataría como a una persona, no como el esclavo del amo a quien él sirve. En primer lugar, tenemos que desarrollar esta idea, adoptar esta imagen futura, y hacer la transición del estado actual al estado que he esbozado brevemente.

Esto requerirá un cambio muy fuerte en percepción, sensibilidad y actitud. Tenemos que cambiar desde dentro, y esto no será fácil. Tenemos que destruir nuestra anterior forma de pensar y corazón. No puede haber una reforma mayor y más importante que esta para la persona que vive de manera corriente en este mundo, porque esto pertenece a la esencia de la vida.

Esta determina con qué se despierta la persona, con qué se duerme, cómo pasa el día entero, qué hace, cómo lo trata la sociedad, qué debe hacer en relación con cada persona, y cómo desarrollar sistemas de educación y crianza. Todo esto debe cambiar.

Debemos visualizar esta imagen futura y entender los primeros cambios que tenemos que hacer de acuerdo con esta. Incluso si el mundo aun no lo entiende, este es el futuro. Cualquiera que sea los pasos que demos hoy, incluso los primeros, serán en esta dirección.

Es igual que un niño pequeño que no entiende por qué ha aterrizado en una guardería, donde será educado y criado con el propósito de ser enviado a una escuela. De la misma manera, la gente no necesita saber acerca de todos los cambios globales que les esperan hoy. Gradualmente, a medida que den sus primeros pasos y cambien, serán capaces de ver un poco más y de comprender mejor y de aceptar que estos son deseables.

Nuestro objetivo es desarrollar un sistema educativo en el que la persona cambie en dirección a un nuevo estado que debe alcanzar en cualquier caso. Mientras más activo sea en este proceso que se le propone, más suaves y ligeros serán los cambios.

Está claro que no será capaz de cambiar en un momento y convertirse en una persona nueva, pasando de un estado a otro. Esto requiere una revolución interna real y muy difícil. Sin embargo, necesitamos proponer un proceso de desarrollo, en el que la persona pueda cambiar gradualmente en dirección al nuevo mundo, sin tener un comprensión plena de lo que le está sucediendo a lo largo del camino.

Poco a poco, el tiempo que dedicamos al trabajo y a los valores a los que estamos acostumbrados, no serán las únicas cosas que cambien. Durante las horas dedicadas al estudio y a la unidad, la persona comenzará a construirse, a prepararse para el nuevo mundo, para que su mente y corazón se vuelvan “humanos” en vez de la mente y corazón de esclavo que tiene en la actualidad.

(62549- De la charla “Lecciones sobre el Nuevo Mundo” del 12/1/2011)

Ruedas dentadas humanas en un mundo tecnológico

Nos hemos involucrado tanto en el juego que ha apoyado la opinión de toda la sociedad, que este nos ha esclavizado por completo. Hemos llegado a un punto donde toda nuestra mente y acercamiento a la vida están conectados con el trabajo. La persona teme retirarse. Se pregunta qué hará desde la mañana hasta la noche con tanto tiempo libre. Ella no está acostumbrada a utiliza arreglárselas libremente y no quiere ser libre.

Incluso cuando llega del trabajo a la casa, sigue trabajando en el mismo computador. Cuando va de vacaciones no quiere desprenderse de su teléfono o del Internet, siempre permanece conectado al mismo sistema, como un esclavo, como una pequeña rueda dentada, una entre muchas otras.

Este estilo, formado en las últimas décadas, ha determinado tal dirección en la vida de la persona que ella es incapaz de sentirse libre. Imagina si la persona estuviera ocupada tres horas al día, haciendo un trabajo esencial para la sociedad, para proporcionar así lo necesario para su existencia. Ella podría pasar el resto de su tiempo descansando y haciendo las cosas que disfruta. Sin embargo, no podemos ni siquiera imaginar que esto pueda ser posible. Estamos tan esclavizados que no podemos ni siquiera imaginar qué otra cosa podíamos hacer en la vida además de trabajar.

Tenemos que experimentar una revolución muy grande, porque la naturaleza está estableciendo nuevas condiciones para nosotros, nos está cambiando tanto a nosotros mismos desde dentro, como al entorno que nos rodea. Esta es la destrucción de nuestro patrón: de esta sociedad en su conjunto, de la enorme sociedad humana que nos ha esclavizado. En su camino, esta nos está obligando a cambiar y a adquirir una nueva visión de la vida.

La vida se volverá completamente diferente. Seremos obligados a desarrollarnos como seres humanos. En vez de diez horas de trabajo (y el resto del tiempo en el que continuabas pensando en él), tendrás que trabajar tres horas y pasar el resto del tiempo haciendo cosas completamente diferentes.

Sin embargo, tú necesitas entender qué hacer. Después de todo, no sólo tomaremos el sol como perezosos animales bien alimentados, que descansan después de haber comido y sin nada que hacer hasta sentirnos hambrientos de nuevo. Tendremos que encontrar las actividades “humanas” que el hombre debe hacer en este mundo.

Además de las tres horas dedicadas al trabajo y de un par de horas dedicadas al trabajo doméstico, el resto del tiempo lo invertiremos haciendo lo más importante que un ser humano debe hacer y que trae llenado al alma. La persona tratará el trabajo y las tareas del hogar sólo como cosas inevitables que deben hacerse en este mundo, pero que sería feliz de no tener que hacer. Durante las siete u ocho horas que ella está libre de su trabajo, tendrá que encontrar una actividad real, digna del hombre, a la cual puede dedicar toda su alma.

(62552- De la charla “Lecciones sobre el Nuevo Mundo” del 12/1/2011)