Cuando todo es para nuestro beneficio

Nuestro desarrollo es el resultado de una cadena de Reshimot (genes informativos) que se desenvuelve. Cada Reshimo es un mundo entero. Después de todo, esto es lo que me da mi percepción del mundo. Todo lo que siento ahora es causado por la Reshimo que se  despierta dentro de mi.

Cada segundo, varias docenas o más de Reshimot son remplazadas en mí, como los cuadros de una película en el rollo. Cualquiera de estas escenas me muestra una imagen del mundo por medio de mis cinco sentidos y hay una velocidad en particular para cada sentido: La frecuencia en la cual las escenas cambian, es mucho más alta para la visión que para el oído, y la frecuencia del oído excede enormemente la frecuencia del olfato, gusto y tacto.

Así cada Reshimo que pasa incluye un gran número de Reshimot personales que ilustran los detalles de mi percepción. Al final, esto es precisamente la Reshimo que sentimos a cada instante.

Pregunta: Las Reshimot pueden ser positivas o negativas. ¿De qué depende?

Respuesta: Depende de ti, de si estás preparado para la Reshimo que está revelándose ahora en ti. Después de todo, este es revelado en tus deseos. ¿Es agradable para ti la imagen que te muestran, o es lo contrario? ¿Estás preparado? ¿Aceptas que el Creador es “bueno y hace el bien y el mal”? ¿Te has elevado por encima de ti? ¿Aceptas cualquier vuelta como una revelación desde Arriba que viene a beneficiarte?

Si es así, estas bien, estás corregido. En otras palabras, te has elevado por encima del ego con fe por encima de la razón y has adquirido fuerzas de otorgamiento que exceden la fuerza de recepción. En este caso, te regocijas en todo lo que se te revela, dándote cuenta que todo es por el bien.

Las Reshimot cambian en ti por medio de una cadena hasta el final de la corrección, y esta cadena no depende de cuánto te hayas preparado. Esta las dibuja su debido tiempo. Las Reshimot originadas desde la ruptura de las vasijas, en las que los deseos de dar y de recibir se mezclaron de acuerdo a su tamaño y grosor, características y cualidad, y consecuentemente crearon un conglomerado multifacético.

Sin embargo, en su totalidad, debemos aceptar cada “imagen” como el siguiente paso en el camino, un paso que es optimo, el mejor y el único y posible.

De este modo, surge una pregunta: ¿Cómo nos preparamos a nosotros mismos para este acercamiento? Para esto necesitamos una restricción, una pantalla y la Luz Reflejada. Entonces una nueva Reshimo cae en suelo fértil, como un bebe recién nacido en mi deseo, que ya está preparado de tal manera que todo beneficia al recién nacido. Idealmente, de manera precisa como un bebe, una Reshimo debe ser revelada en la vasija que ya está ahí.

(63128 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/14/2011, “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta