El botón flotante

Cada momento dado, con todos sus datos, viene desde lo Alto. Todo en él está predeterminado, y yo estoy bajo su control. Sin embargo, el momento siguiente está en mis manos.

Empiezo a analizar ¿cuál es el significado de la vida? ¿Puedo entenderlo? De repente, me doy cuenta de que no sólo puedo entenderlo, sino que puedo cambiarlo. Es más, no sólo puedo cambiarlo, sino que puedo alcanzar el grado más alto posible de percepción, sensación, conciencia y el control de la situación.

Resulta que entre los miles de botones, hay uno, que es el más importante. Todos los otros 999 botones no te molestarán cuando pulses ese solo botón. Este es tu libre albedrío.

Tú tienes que encontrar ese botón una y otra vez para avanzar paso a paso, haciendo cada vez un trabajo diferente y llevando a cabo análisis diferentes. No puedes tomar ese botón y aferrarte a él hasta el final. No, tienes buscarlo nuevamente cada vez, entre todos los demás botones. Ahora, estaba aquí, así que ¿cómo puedo llegar a él? En el siguiente nivel, se encuentra en un lugar totalmente diferente.

Esta es la forma en la que tú cambias tu vida. Este no es algún tipo de trabajo superficial. Esto te tira de un lugar a otro, de un extremo de la matriz de datos a otro. Con la ayuda de este botón, tienes que activar todos los demás. Este botón es el acceso a ellos.

Con el tiempo, el libre albedrío te obligará a venir al grupo. Esto no es complicado. Entra en el grupo y tráete a ti mismo bajo la influencia de un entorno adecuado. Gracias a este, junto con el entorno, en conexión mutua con él, encontrarás el botón correcto y cambiarás tu destino.

La realidad es mucho más simple que lo que nos imaginamos. Se dice que el Creador ha creado al hombre simple, pero la gente ha hecho muchas complicaciones.

(63484 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/18/2011, “La Libertad”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: