El declive del imperio del consumidor

Maljut es el deseo de disfrutar, y no entiende nada más que eso. Pero si debido a la Luz, la cual viene de Arriba de manera constante, ella se desarrolla en la medida en que desea sentir aquello que está por encima de ella, entonces comienza a buscar las primeras nueve Sefirot.

Al principio se esfuerza hacia las Sefirot superiores sólo para recibir de ellas por sí misma, ya que piensa que tienen algo con lo cual pueden llenarla. Esto es similar a una persona en nuestro mundo que quiere absorber al mundo entero, todas las opiniones, los conocimientos científicos y la cultura y cree que así será capaz de llenarse, obteniendo conocimiento y poder.

Sin embargo, en la comunicación con las primeras nueve Sefirot, incluso de manera egoísta, Maljut recibe de ellas iluminación, que comienza a “corromperla”. Por un lado, comienza a entender que las Sefirot superiores no tienen nada que ella pueda entender, que pueda obtener, ni con qué llenarse. Esta es la conclusión a la que la humanidad llega en el curso de su historia.

Por otro lado, la Luz recibida despierta en ella el sentido de su insignificancia: la sensación de que hay algo por encima de ella, que está controlándola, y que nunca tomará el poder. De esta manera una persona comienza a conectarse con el entorno de manera creciente porque ve que depende de este. Y así, llega a la corrección.

Pero toda la corrección se encuentra también dentro del entorno, y no dentro de uno mismo. Todo el mundo tiene solo un punto, y la persona se encuentra a sí misma únicamente al ser incluida en este deseo colectivo que existe fuera de ella.

La persona entiende que su “yo” no está en su punto, el cual quería anteriormente aumentar y satisfacer. En la medida en que ella se entrega a todo el mundo, allí encuentra su verdadera vasija espiritual y su alcance real. Allí se mantiene dentro de los otros. Y entonces se vuelve independiente de su punto de partida, además de eterno debido a que este punto ha sido cancelado. De esta manera el alcanza el infinito.

La mutua inclusión de Sefirot en las primeras nueve Sefirot ocurre en todos los niveles, y en el nivel de este mundo se manifiesta como nuestra evolución. Hoy en día, estamos en una transición especial: La humanidad empieza a pasar de la sensación de inclusión de las primeras nueve Sefirot de Maljut en su nivel, a la inclusión de Maljut en las primeras nueve Sefirot.

Es por eso que comenzamos a comprender que es imposible existir sin la inclusión en los demás. Ya no seremos capaces de vivir en una sociedad de consumo y necesitaremos construir nuevas y diferentes relaciones.

Los mismos procesos que ocurren en el mundo del Infinito, y en todas las etapas tienen lugar aquí, en este mundo, sólo que de otra manera.

(63220 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/15/2011, TES)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: