El lugar de trabajo

Nuestro trabajo, al igual que cualquier otro trabajo, consta de tres partes principales: el lugar de trabajo, los medios para realizar el trabajo y el conocimiento para hacer lo que debe hacerse. El lugar de trabajo es la parte corrupta, el detalle, la materia, la máquina o sistema que debemos corregir. Este sistema es lo principal para nosotros. Debemos entender que tenemos que estar en él. Este fue destrozado y preparado para nuestro trabajo.

En nuestros intentos por activar este sistema, debemos descubrir sus fallas, al igual que descubrimos una falla en un motor cuando intentamos encenderlo. Entonces, intentamos determinar qué es exactamente lo que no funciona. Los médicos también realizan pruebas, examinando el cuerpo para diagnosticar las partes enfermas e insalubres. Es una etapa preliminar esencial.

De esta manera hacemos esfuerzos para diagnosticar el sistema, teniendo el conocimiento, los medios y la posibilidad de diagnosticar a fin de descubrir la falla. Esto es parte del trabajo, y no es tan sencillo. A veces, pagamos mucho dinero para obtener el diagnóstico correcto. Después de todo, la clave es diagnosticar la enfermedad, y después puede encontrarse el remedio.

Por lo tanto, debemos entender que todo comienza, se realiza y finaliza sólo en el grupo. Ese es el sistema que debemos corregir. No hemos descubierto dónde está la falla. Puede que la hayamos sentido, pero la dejamos pasar. Sin embargo, está bien ya que así es cómo se realiza un diagnóstico. En cualquier caso, antes de empezar la corrección, debemos revisar todo minuciosamente.

Sin embargo, en primer lugar tenemos que entender clara e inequívocamente, que tenemos que estar dentro de este sistema con todos nuestros deseos, conocimientos y atributos. Sólo entonces seremos capaces de hablar acerca de los próximos pasos. Debe quedar absolutamente claro: si nos abstraemos del entorno, de la red de nuestra conexión mutua, no hay nada más de que hablar. En ese caso, significa que no hemos encontrado el lugar para trabajar ni la corrección.

(64322 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 26 de Diciembre del 2011, “La Libertad”)

Material Relacionado:

Valora tan altamente los medios como la meta
Ni siquiera el cielo es el límite
La tercera fuerza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: