El nacimiento del punto de unidad

La convención se ha terminado. Hemos logrado un gran éxito en esta convención, porque por primera vez hemos experimentado un estado completamente nuevo para nosotros: nuestro primer estado espiritual. Esta es la sensación del único deseo común, recién nacido, que existe por encima de nosotros y nos mantiene ahí. Cuando nos conectamos con él, nos elevamos por encima de nuestro cuerpo, por encima de nuestro mundo.

Este deseo es todavía un punto. No somos capaces aun de percibir el mundo superior dentro de él. Como una gota de semen, este todavía tiene que convertirse en un Partzuf, en un cuerpo espiritual, en el alma común.

Baal HaSulam escribe en el artículo “600 mil almas” que hay una sola alma en el universo, dividida en 600 mil partes. Nuestro objetivo es poner las piezas juntas. Cuando las conectamos por encima de nuestro egoísmo, a pesar de nuestro egoísmo, comenzamos a percibir que el espacio en este punto se expande, y en él, sentimos el mundo superior.

Nosotros hemos revelado este punto. Es como si lo hubiéramos encontrado, sentido, y ahora entendemos aproximadamente dónde está, cómo elevarnos por encima de nosotros mismos, cómo conectarnos a él, cómo empezar a percibirlo, y cómo tratar de vivir dentro de él.

Esta sensación se nos escapará hasta tal punto que creamos que lo hemos perdido por completo, pero este no desaparece, porque nada desaparece en la espiritualidad. Seremos capaces de reconectarnos con este punto a través de los esfuerzos mutuos del grupo e incluso a través del poder de las grabaciones de la convención, con sólo encenderlas.

El punto de contacto común nuestro, que existe fuera de nosotros, ha nacido. Nosotros lo utilizaremos para desarrollar nuestro Kli común. Esta es la próxima etapa de nuestro desarrollo.

(63198- De la serie Lecciones virtuales del Domingo del 12/11/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta