El tiempo de la corrección está comenzando

Después de la ruptura en el mundo de Nikudim, la Luz partió de los deseos rotos. Ahora los afecta desde Arriba como Luz Circundante, según la medida en la que despierten y pidan su corrección.

De repente, ¡comenzamos a carecer del otorgamiento! Nosotros constantemente nos esforzamos solo por los bienes materiales: dinero, poder, conocimiento, comida, sexo, familia. Sin embargo, ya no queremos desear eso por más tiempo, solo lo que necesitemos para sobrevivir, ya que estamos viviendo en este mundo. Lo más importante sin embargo, es alcanzar el estado que deseamos en el mundo de Nikudim, antes de que nos rompiéramos. Es decir, la clave para nosotros es la completa corrección. Y para que esta ocurra, necesitamos que la misma Luz nos corrija.

Si la petición emerge en los mismos deseos, y ellos son capaces de elevarlo, entonces en repuesta ellos reciben la Luz que estuvo presente en ellos y que desapareció. De hecho, esto es llamado “la Luz que Reforma”.

Entonces, ¿Por qué no nos reformó antes? Porque antes no habíamos descubierto aun que necesitamos corrección. Y ahora estamos diciendo que lo primero y lo más importante es que deseamos ser corregidos y no deseamos recibir la Luz para nuestra propia satisfacción. ¡Deseamos disfrutar del dar!

Entonces, también nosotros deseamos el otorgamiento,  pero ahora nos damos cuenta que realmente carecemos de él: que debemos alcanzar la esencia del otorgamiento, la pantalla y la conexión con Único que Otorga. Tú piensas que estas solo pasando tiempo con tus amigos, comiendo y bailando junto con ellos. Sin embargo, para hacerlo estas activando un sistema roto, y este comienza a trabajar y te afecta mientras comes, bailas y brincas alrededor.

Ni siquiera importa lo que hagas. Puede suceder así mientras tú bailas, porque activas el sistema más efectivamente que mientras estudias. Todo depende de si se eleva en ti una necesidad por la Luz, que influya en ti, que se vuelva Luz Interior para ti, y que haga algo en ti.

Y antes de que esta Luz te afecte una y otra vez en concordancia con cuanto la despiertes, tus deseos rotos comienzan lentamente a absorber esta Luz y gradualmente alcanzan un nivel donde ellos pueden recibir una intención para otorga desde la Luz. La Luz ya puede establecer contacto con ellos porque llega un momento en el que ellos de repente dejan de oponerse a esto. El parto a través del cual un niño sale de su madre, es el momento en el que comienza a corresponderse con el mundo que existe fuera de su madre.

La Luz continúa afectándonos, limpiando y corrigiéndonos hasta que seamos capaces para entrar en el primer contacto con esta. Llega un momento en el que ya no podemos huir del otorgamiento; dejamos de odiarlo y somos capaces de tolerarlo.

Esto es sufrimiento, después de todo un niño también grita cuando nace. Se siente mal, la situación es trágica para él, pero ya es capaz de tolerarlo.

Para un niño esto sucede debido a la naturaleza. Pero en nuestro caso, la Luz nos da tales fuerzas que a pesar de sentirnos mal (ya que el otorgamiento esta direccionado en contra de nuestro egoísmo), somos capaces de tolerarlo. Así, entramos a la siguiente fase: Con nuestro punto en el corazón nos elevamos del mundo material hacia el mundo espiritual. Ahora llega el tiempo de la corrección.

(64109 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 22 de Diciembre del 2011, “Introducción al TES”)

Material Relacionado:

Convierte a un compañero en tu amigo
Todos pueden lograrlo
El punto que me conecta con el mundo exterior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: