Enfócate en el infinito

Aquí hay un ejercicio interno: Estamos lejos el uno del otro en nuestras cualidades y pensamientos, somos extraños y diferentes; estamos separados por el egoísmo individual de cada uno. Somos muchos y nos diferenciamos mucho unos de otros con el fin de descubrir al Creador a través de nuestra conexión.

Nuestras diferencias, distancias, y rechazos nos muestran la distancia con el Creador. Veo cuán lejos estoy de la gente que estudia conmigo, los cuales son las personas más cercanas a mí que hay en el mundo, en espíritu, propósito, aspiración, y comprensión de la vida. Y estamos aun tan lejos unos de otros. Yo estoy todavía más distante de todas las demás personas en el mundo. Si yo me pruebo en relación a todas las personas, entonces esta entera diferencia acumulada será la distancia entre el Creador y yo.

Ahora el significado del grupo se vuelve más claro. Esta es la razón por la cual nos unimos entre nosotros: Queremos ser capaces de lograr algún tipo de correspondencia, al menos entre nosotros y estar más cercanos unos de otros, lo que significa estar más cercanos del Creador. Aspiramos a superar al menos la diferencia entre nosotros. Nosotros empujamos fuera nuestro egoísmo, elevándonos por encima de él, y deseando conectarnos solamente con nuestros pensamientos y deseos más altos, para acercarnos al Creador de una forma u otra.

De esta manera iniciamos el viaje. Y entonces veremos que no hay gente aquí, no hay almas individuales, no hay nada, sólo una visión borrosa, que me hace ver a la gente en lugar de ver al Creador. Es como si yo no fuera capaz de enfocar; todo es borroso, y en vez de una persona, veo dos, tres o cuatro. Y ahora veo miles de millones de cuerpos delante de mí. Pero si me las arreglo para combinarlos a todos, obtendré al Creador.

Para esto necesito al grupo: para empezar este proceso de una manera u otra. Todos los ejercicios de unidad deben estar dirigidos a ¡la revelación del Creador! Después de todo, ellos son un medio para revelarlo a Él. Un grupo no tiene sentido en sí mismo, sino sólo desde el punto de vista expresado en: “Israel, la Torá, y el Creador son uno”.

Baal HaSulam escribe que hubo un horrible crimen llevado a cabo por la Rusia socialista, al iniciar la construcción de una sociedad altruista teniendo completamente deformado el principio de ser un hombre con un corazón, un deseo, un propósito. Todo estaba junto; la distribución equitativa, la garantía mutua, todo fue maravilloso, excepto por una cosa: Ellos habían convertido los medios para alcanzar la meta, en la meta. Y esto les hizo perder en grande.

Es lo mismo que el enfoque y la combinación de las imágenes borrosas con el fin de verse a sí mismos, y no lo que está detrás de ellos. Y yo, naturalmente, me perderé, porque mi enfoque no es la imagen oculta detrás de esas ilusiones, sino en las ilusiones. Y es por eso que Rusia fracasó.

No podemos permitir que esto suceda con nosotros, y es por eso que siempre debe haber tres elementos presentes: yo, el grupo (el lugar y los medios de la revelación), el Creador, es decir, la revelación del Creador a los seres creados y yo.

(62147 – De la Lección 2, Convención en la Arava del 28 de Octubre del 2011)

Material Relacionado:

La fórmula del infinito
Responder a la consistencia con consistencia.
La cabalá trata solamente con alcanzar verdaderamente al creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta